El alcalde de Guarrate carga contra la presidenta de la Mancomunidad de La Guareña y niega todas sus acusaciones

El alcalde de Guarrate carga contra la presidenta de la Mancomunidad de La Guareña y niega todas sus acusaciones

|

Hace unos días, el PSOE de Zamora denunciaba la supuesta unión del Partido Popular con el alcalde independiente de Guarrate, Rafael Sánchez Riesco para "impedir" que se baje la recibo de la basura a los vecinos de La Guareña. La presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Guareña y alcaldesa socialista de San Miguel de la Ribera, Raquel Pascual Blanco explicaba un intento del Partido Popular por bloquear el funcionamiento y la gestión de la mancomunidad "en beneficio de los pueblos, de los ayuntamientos y de los vecinos de la comarca".


Algo que el propio Rafael Sánchez Riesco ha querido desmentir en el siguiente comunicado:


Ante la información, no veraz, facilitada por la presidenta de la Mancomunidad de La Guareña, me veo en la obligación de aclarar varias cuestiones: 


En el pasado pleno del día 31 de marzo, se acordó la compra de una motoniveladora para la mancomunidad, donde se plantearon dos opciones de aportación de recursos: 

a) Costeada al 100 % por la mancomunidad 

b) Costeada al 70 % por la mancomunidad y al 30% por los ayuntamientos 


Se acordó la opción A. En ningún momento se planteó bajada alguna de las tasas de basura, ese punto no ha figurado jamás en ningún orden del día desde la actual presidencia, a pesar de que la presidenta contaba con un importante remanente de tesorería desde el inicio de su mandato. Desde el Ayuntamiento de Guarrate estaríamos encantados de apoyar una bajada de la tasa de basuras, siempre que se acredite que es viable económicamente y sostenible en el tiempo. Este alcalde no pertenece a ningún partido político, sino a una agrupación de electores locales a los que se debe, y por ello vela por los interés de los vecinos de Guarrate y la mejora de la comarca, exigiendo que se haga una gestión eficiente y trasparente. 


Por este motivo ha solicitado en reiteradas ocasiones información acerca del parque de maquinaria, sin difundirlo en la prensa, información que ha tardado varios meses en facilitarse y que nos ha permitido conocer: 

• Que, en los últimos 5 meses del 2020, el maquinista de la mancomunidad pudo trabajar únicamente 36 jornadas de 108 días hábiles, teniéndolo contrato a tiempo completo. 

• Que los gastos de mantenimiento de la motoniveladora de la mancomunidad han sido superiores a los 50.000 € en los últimos cuatro años, debido a la antigüedad de esta. Hasta el momento no existe una estrategia clara con respecto a la gestión de la maquinaria, lo que está suponiendo que se presten servicios de mala calidad y se despilfarren recursos económicos aportados por los vecinos. 


En la asamblea celebrada el 18 de noviembre de 2020, la presidenta propuso rechazar una subvención para adquirir una motoniveladora nueva y planteó adquirir otra motoniveladora de segunda mano con una horas de trabajo similares a la actual. Esta propuesta fue rechazada en la asamblea ya que suponía una inversión aproximada de 150.000€, sin ninguna garantía, lo que supondría descapitalizar la mancomunidad y seguir corriendo el riesgo de tener los mismos problemas de averías y gastos que se tienen actualmente, además de que la Ley 9/2017 de 8 de noviembre de Contratos del Sector Público no contempla como procedimiento habitual de suministro de bienes de equipo compras de segunda mano. Ha existido una gestión ineficaz, por parte de la presidenta, respecto a las averías de las maquinas, llevándolas a talleres no especializados, que daban una respuesta lenta y sin garantías. Este ayuntamiento facilitó a la presidenta los datos del servicio especializado de la motoniveladora, para revertir esta situación. Asimismo, en el último pleno puso de manifiesto desconocer los criterios de reparto de utilización de la motoniveladora entre los diferentes pueblos (en base a población y superficie del término municipal), ejemplo del poco interés que presta a su cargo. Por otro lado, municipios que disponen de mayores presupuestos como Fuentesaúco, por tener un mayor número de habitantes, pero sobre todo por tener los impuestos y tasas mucho más altas, se han comprado su propia barredora y motoniveladora, prueba de que no están satisfechos con los servicios prestados por la mancomunidad, ya que si lo estuvieran no necesitarían tener su propia maquinaria y podrían dedicar esos recursos a bajar impuestos u otros fines. La presidenta presume de una gestión trasparente y eficaz, cuando ella practica lo contrario. 


La última asamblea pretendía hacerla de manera telemática, saltándose la legalidad, con el único objetivo de que hubiera escasa participación de los alcaldes. Este ayuntamiento le tuvo que remitir dos escritos, el último firmado por 10 alcaldes de la Guareña, para que rectificara su error. En este pleno, ante una pregunta del vocal de El Maderal, que no resultó de su agrado, finalizó de manera abrupta el pleno sin permitir ninguna intervención más, a pesar de que ya se habían solicitado. Al día siguiente estas preguntas fueron planteadas a través de la Sede Electrónica de la Mancomunidad, de las que aún se espera respuesta. Otro ejemplo de la gestión poco trasparente y eficiente es la compra realizada de más de 50.000 mascarillas, fuera de las competencias de la mancomunidad y sin dejar participar a los proveedores habituales de los ayuntamientos, los cuales las vendían a precios inferiores. 


Nos hubiera gustado que la presidenta hubiera tenido un talante dialogante, permitiendo el intercambio de opiniones, en vez de aplicar el “rodillo apisonador” de someter a votación únicamente sus propuestas, sin admitir modificaciones o alternativas. 


La corporación municipal de Guarrate está formada por representantes de tres fuerzas políticas diferentes y, cuando se tiene que abordar un tema, se facilitan los datos a todos los miembros para que lo puedan estudiar y, durante la fase de debate, todas las propuestas de los diferentes concejalesson admitidas y analizadas, sin discriminación alguna en función del partido político al que pertenezcan, enriqueciendo las alternativas y llegando a un consenso, no entendemos por qué no se permite un funcionamiento similar en la mancomunidad.