​Castilla y León acoge las regiones agronómicas de secano y regadío con valores medios PAC más bajos de España

​Castilla y León acoge las regiones agronómicas de secano y regadío con valores medios PAC más bajos de España

|

Castilla y León es la segunda autonomía que reparte más ayudas PAC, cerca de mil millones de euros al año, solo por detrás de Andalucía, por su enorme extensión agraria, ya que acoge las regiones tipo con valores medios más bajos en derechos de pago básico entre las 50 definidas para toda España, tanto en secano como en regadío.


En secano, las seis regiones en la Comunidad, oscilan entre los 83,33 euros por hectárea, mínimo en España, y los 254,34 euros solo en El Bierzo, que son superados por otras tres zonas tipo, hasta un máximo de 399,38 euros en comarcas de País Vasco. En regadío, las nueve regiones de la Comunidad presentan valores medios entre los 81,33 euros, el mínimo en todas las autonomías, y los 447,65 confinados al Tiétar, también superados por otras tres zonas tipo hasta un máximo de 1.415,77 euros en La Vera (Extremadura).


En este sentido, la convergencia de ayudas en las regiones agronómicas, en 2023 con el nuevo marco, cuando se pueden quedar en cuatro para todo el territorio nacional (secano, regadío, cultivos permanentes y pastos), permitirá a la Comunidad sostener sus nivel de fondos PAC en global, aunque la medida puede impactar en la línea de flotación de explotaciones ganaderas y de regadíos, con muy pocas hectáreas y derechos muy elevados. Y es que este proceso se ha ligado a la superficie, por lo que los agricultores y ganaderos con elevados apoyos y escaso terreno sufrirán un fuerte impacto con el trasvase.


En este sentido, las organizaciones profesionales agrarias, advierten de que la convergencia puede ser un arma de doble filo y solicitan ayudas asociadas que compensen a las explotaciones activas que más sufran esos recortes. Asimismo, rechazan el inicio del proceso este año, como decretó el Ejecutivo central, y apuestan por un proceso progresivo, a partir de 2023, cuando la entrada en vigor de la reforma permita establecer mecanismos compensatorios para evitar cierres.


Mejorar

El presidente de Asaja, Donaciano Dujo, defendió que si se produce una convergencia, Castilla y León “debe mejorar” los importes medios de sus producciones, porque si los valores medios que se cobran son más bajos, si las 50 regiones se convierten “en cuatro, cinco o seis, deberíamos mejorar”.


Sin embargo, advirtió que eso solo será posible siempre y cuando no se agregue superficie como pretende el actual ministro, con un millón de hectáreas de cultivos permanentes en viñedos y frutales, “porque bajaríamos todos”.


“Si no pasa eso, si repartimos y somos de los que menos cobramos, la convergencia nos debe favorecer y eso es lo que debe priorizar la autonomía en el plan estratégico y de convergencia, buscar que la regionalización sea lo más favorable a Castilla y León”, dijo.


Por último, recordó que los menores espoyos están ligados a los bajos rendimientos históricos, muy ligados al secano, frente al regadío, ya que en la Comunidad, las tierras regadas solo representan el 15 por ciento del total, frente al 23 por ciento en España, y el 28 por ciento en Andalucía. Así, sentenció, Castilla y León debe seguir apostando por la superficie de regadío.


Acabar con las distorsiones

El coordinador regional de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, se mostró a favor de una convergencia que acabe con las distorsiones entre la realidad de quien trabaja en el sector y quien cobra los apoyos, pero advirtió de que “es muy complejo y arriesgado meter mano sin mecanismos de compensación”, porque la decisión actual puede acabar con muchas explotaciones con altos niveles de ayudas, pero sin base territorial, cuando sostienen actividad y han acometido fuertes inversiones, sobre todo en ganadería.


Palacín rechazó la precipitada decisión del ministerio de iniciar la convergencia este año y apeló a un proceso progresivo con la nueva PAC que tenga en cuenta la actividad, las rentas y las inversiones, para evitar cierres con compensaciones. Al respecto, reconoció que existe una dispersión muy grande entre la realidad de la actividad y los pagos, porque hay gente que recibe elevadas ayudas y carece de actividad. En este sentido, afirmó que tienen “mucha fe” en la figura del agricultor genuino, para elevar el sobre de la PAC con los fondos de esas personas, un 25 por ciento, que se llevarían los profesionales del sector y elevarían los apoyos medios.


Hay que tener cuidado

Por su parte, por La Alizanza UPA-COAG, Aurelio González, defendió que la convergencia se debe aplicar sin perjudicar a los profesionales. “Hay que tener cuidado”, dijo, para criticar que la nueva PAC se ha hecho para los “terratenientes” para defender que hay que corregir también situaciones por las que “un señor que lleva sin ovejas diez años sigue cobrando primas ligadas a sus tierras”.


El secretario general de UPA en la Comunidad defendió la convergencia ligada a la producción, porque “es injusto quitar unos derechos altos a una explotación que mantiene la actividad en el campo” y exigió también compensaciones para ellos si se les aplica, para evitar que pierdan la rentabilidad y abandonen.


El líder agrario resumió que a la Junta “le salen las cuentas” pero muchas explotaciones familiares que dan vida a los pueblos pueden perder su rentabilidad, por lo que abogó por defender la actividad. Asimismo, consideró absurdo el límite de 100.000 euros por explotación para la redistribución, porque se pueden dividir y “ya está”, y denunció que seguirá cobrando todo el mundo. “Primero empezaron con el agricultor activo, ahora con el genuino, solo les falta llamarnos bobos”, dijo.


Los valores medios

Castilla y León presenta en su territorio los valores medios más bajos de España en secano, en la región que integran las montañas de Luna y Riaño, Astorga, Tierras de León, La Cabrera, La Bañeza, El Páramo, Esla-Campos y Sahagún, en León: Guardo, en Palencia; Sanabria, Benavente y Los Valles y Aliste en Zamora; Vitigudino, Ciudad Rodrigo y La Sierra, en Zamora, con 81,86 euros, que sube a 90,07 en la zona de Cervera, Aguilar, Boedo-Ojeda, Saldaña-Valdavia y Campos en Palencia; Tierra de Campos, Centro, Sureste y Sur, en Valladolid; Campos-Pan, Sayago y Duero Bajo en Zamora; La Ribera, Demanda en Burgos; y Burgos de Osma, Pinares y Soria I.


La cifra se eleva a 105,19 en la región que integra Ledesma, Salamanca, Peñaranda de Bracamonte, Puente de San Esteban y Alba de Tormes en Salamanca; Arevalo-Madrigal, Ávila; Barco-Piedrahíta y Valle Bajo Alberche, en la provincia abuylense; Cuéllar, Segovia y Sepúlveda, en Segovia; Arlanzón y Arlanza, en Burgos; Pisuerga y El Cerrato, en Palencia; y Tierras Altas, Campo de Gómara, Almazan y Arcos de jalón, en Soria.

Los valores medios más altos en secano se corresponden con El Bierzo, con 254,34 euros; y La Bureba (Burgos), con 147,95; y Merindades y Valle del Tiétar, con 137,71. Todos ellos muy alejados con el máximo en comarcas del País Vasco que alcanzan los 399,38 euros.


Por lo que respecta a los regadíos, los valores mínimos se sitúan en la parte zamorana de Sanabria; en el norte de León, frontera con Asturias (montaña de Luna y Riaño); en la comarca de Vitigudino y La Sierra, en Salamanca, y en Gredos, en Ávila, con 81,86 euros. Los valores más elevados están en el Valle del Tiétar, con 447,65 euros, y en una franja estrecha que recorre la autonomía de norte a sur, con las zonas de El Páramo, Esla Campos, Benavente y Los Valles, Campos Pan, Duero Bajo, Peñaranda de Bracamonte y Alba de Tormes, y Saldaña-Valdavia en Palencia; con 272,79. Sin embargo estas cifras distan mucho de los 1.415 euros de La Vera, en Extremadura.


En cultivos permanentes, la zona de Ciudad Rodrigo en Salamanca, Aliste y Sanabria, en Zamora, La Cabrera, Astorga y la montaña de Luna y de Riaño presentan valores mínimos de 106,87 euros. Los valores más elevados se dan en el Valle del Tiétar,. 306,95 euros, y en la zona berciana, con 239,85 euros. La zona con más valoren España está en La Loma, en Andalucía, con 497,5 euros.


Por último, en pastos el valor de toda la autonomía es de 80,66 euros, frente a los 201,72 de Murcia. El valor mínimo está en 60 en zonas de Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha, fundamentalmente.


50 regiones

La base territorial de las 50 regiones del régimen de pago básico que se utilizan en este régimen de ayuda en España, se mantiene sin cambios durante el periodo transitorio de 2021 y 2022 respecto a los años 2015 a 2020.


El cálculo del valor medio regional para la campaña 2021 se realiza dividiendo el importe total asignado al régimen de pago básico en cada región (el denominado límite máximo regional) por el número de derechos de pago, en propiedad o arrendamiento, que posean en cada región los agricultores y ganaderos a 31 de diciembre de 2020.