Azucarera pagará a sus agricultores en el mes de abril la diferencia en la liquidación de la campaña 19-20

Azucarera pagará a sus agricultores en el mes de abril la diferencia en la liquidación de la campaña 19-20

La compañía ha anunciado el pago a través de una carta que les explica el cálculo del importe correspondiente para cada uno de ellos
|

Azucarera pagará a sus agricultores durante el mes de abril la diferencia entre el ingreso que percibieron en la campaña 19/20 y el que habrían obtenido conforme a la antigua oferta comercial.

El compromiso de la compañía siempre ha sido el de respetar el contenido de los laudos, razón por la cual la empresa efectuará el pago. Y ello a pesar de que las resoluciones de ambos arbitrajes no fueron idénticas en su contenido, ya que en un caso el árbitro resolvió que en la campaña 19/20 no se daban las circunstancias extraordinarias que justificaban el cambio de la oferta comercial, mientras que en el otro se determinó que sí se daban.


Asimismo, la resolución de los arbitrajes es concluyente al afirmar que el precio no debe negociarse con los sindicatos agrarios. Por esa razón, Azucarera continuará aplicando el modelo iniciado en la campaña 20/21, consistente en desarrollar una relación directa con los agricultores basada en servicios y en propuestas económicas personalizadas, centradas en asegurarles una rentabilidad por hectárea y en ofrecerles servicios de calidad.


Azucarera ha introducido una serie de mejoras en el contrato de suministro y en el procedimiento interno de recepción y análisis de remolacha con el fin de modernizar el proceso y en beneficio del agricultor.


Desaparición de la cuota técnica


En concreto, entre las mejoras, cabe citar en primer lugar la eliminación de la denominada cuota técnica, que venía pagando el agricultor para compensar los costes de supervisión en los laboratorios y que desarrollaba personal perteneciente a las organizaciones sindicales agrarias. En aras a esa mejora, el proceso de auditoría lo asume ahora una empresa independiente y de reconocido prestigio, por lo que el cambio no sólo supone una mejora en el procedimiento, sino un significativo ahorro para el agricultor, ya que Azucarera bonificará al agricultor el coste por este servicio. Un agricultor con 10 ha y 100 t/ha de rendimiento va a ahorrarse más 250 euros de media por campaña.


El nuevo procedimiento de recepción y análisis de la remolacha aplicable a la campaña 21/22 persigue dotar aún de mayor objetividad y transparencia si cabe al conjunto del proceso, incluyendo en el mismo el sistema automático de reclamaciones, ya seguido en campañas anteriores, que identifica todos los valores de descuento y polarización que son significativamente distintos a la media del agricultor, para proceder así a su ajuste automático y siempre y cuando al profesional del campo le favorezca económicamente.


Descuento fijo por corona y por tierras

Al mismo tiempo, se ha consolidado en todas las fábricas la aplicación de un descuento fijo de un 4,5% sobre la corona, lo que implica una ganancia media de 2,5 puntos en el descuento de las fábricas en las que este sistema todavía no estaba implantado. Los agricultores de cualquier fábrica que estén en módulos podrán, además, solicitar un descuento fijo por las tierras, equivalente a la media de sus últimos años.


Gestión integral del abastecimiento en el norte


En el contrato 21/22 Azucarera asume el cargo del transporte de la remolacha líquida, independientemente de la distancia, por lo que los agricultores que están más lejos verán también mejorados sus ingresos. Además, se permite establecer al agricultor preferencias en su fecha de entrega.


Simplificación de la factura y priorización de altas polarizaciones


Del mismo modo, se ha simplificado el procedimiento de cálculo del valor de la remolacha y que, a partir de ahora, se podrá hacer de forma global por la totalidad de las entregas, al pasar a depender de una fórmula exacta que sigue priorizando las altas polarizaciones, y no, como ocurría en el pasado, mediante una valoración de camión a camión. Este cambio permitirá a los agricultores entender mejor su factura y hacer un cálculo fácil del ingreso que percibirán por la totalidad de su remolacha.


Mientras que para los agricultores de altas polarizaciones los cambios no suponen ninguna merma de ingresos, en años agronómicamente malos, en los que la media de las polarizaciones baje, los cambios propuestos sí supondrán una mejora relevante de los ingresos respecto de lo que sucedía con anterioridad.

Todas las mejoras siguen la línea iniciada por Azucarera con el único objetivo de modernizar y estrechar su relación con los agricultores mediante un servicio óptimo, objetivo y fiable, eliminando ineficiencias y compartiendo con los agricultores los riesgos y los beneficios del mercado en el que operan.


En definitiva, los contratos que Azucarera lanza esta nueva campaña persiguen dar respuesta a las diferentes necesidades de los agricultores mediante una oferta diversificada y un procedimiento de recepción y análisis moderno y transparente, cumpliendo escrupulosamente con las normas de defensa de la competencia y con la Ley de la Cadena Alimentaria. La remuneración que ofrece Azucarera, sin tener en cuenta las ayudas, garantiza que el agricultor cubra sus costes reales de producción y obtenga un margen interesante frente al ofrecido por cultivos alternativos.