CCOO exige el reconocimiento del coronavirus como enfermedad profesional a la Gerencia de Servicios Sociales

CCOO exige el reconocimiento del coronavirus como enfermedad profesional a la Gerencia de Servicios Sociales

|

La acusa de dejar desamparados a 2.124 trabajadores contagiados e inicia una campaña para que los profesionales reclamen este reconocimiento


La Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras ha llevado a la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por la falta de reconocimiento de los contagios de trabajadores sociosanitarios como accidente laboral o enfermedad profesional.


El sindicato ha achacado a la falta de coordinación entre la Gerencia, los directores de los centros y los servicios de prevención el que no se comuniquen los contactos directos de estos profesionales con el virus en su puesto de trabajo para que puedan ser reconocidos posteriormente, de tal forma que son los mismos trabajadores los que deben solicitarlo en lugar de actuar de oficio la propia Administración, como reclama Comisiones Obreras.


Ante esta situación, FSC-CCOO ha acudido a la Inspección de Trabajo para que haga un requerimiento a la Gerencia a fin de que "de facto" lleve a cabo esas notificación, como ha explicado el responsable del Sector Autonómico de la Federación en Castilla y León, Ernesto Angulo, en una rueda de prensa ofrecida este miércoles en Valladolid.


Al mismo tiempo, ha puesto en marcha una campaña para animar a los profesionales de la Gerencia que se hayan contagiado en el desempeño de su labor a que reclamen este reconocimiento.


Actualmente, la Administración autonómica está tramitando el reconocimiento de dos de estos trabajadores por iniciativa de los afectados, según ha señalado la responsable de Salud Laboral del Sector Autonómico de la Federación, Raquel Martín, quien ha cifrado en 2.124 los trabajadores --de los 3.200 con que cuenta la Gerencia-- afectados, sin contar los asintomáticos o los que pasaron los síntomas sin que se les llegara a hacer la prueba al inicio de la pandemia, por lo que ha defendido la importancia de esta campaña para que lo reclamen.


Por su parte, el secretario general de la FSC en Castilla y León, Carlos Julio López Inclán, ha criticado que éste haya sido "el aplauso de la Junta" a sus trabajadores sociosanitarios y ha advertido de que si la Gerencia continúa sin reconocer este derecho a sus trabajadores, el sindicato llevará a cabo movilizaciones y, como ha añadido, Angulo, acudirá incluso a los juzgados.


En este sentido, Martín ha lamentado el proceder de la Gerencia cuando, sin dejar la Junta de Castilla y León, sí se está llevando a cabo en el ámbito sanitario, al tiempo que ha subrayado la importancia económica para el trabajador de obtener este reconocimiento en caso de secuelas posteriores, tanto durante la baja como posteriormente a la hora de percibir pensiones.


PRESTACIONES
Al hilo de esto, Ernesto Angulo ha detallado que de producirse una incapacidad permanente derivada de la infección por SARS-CoV-2, la pensión de incapacidad pasaría automática del 55 por ciento del salario al 85 si está reconocida la enfermedad profesional o el accidente laboral, pudiendo llegar incluso al cien por cien.


También en caso de fallecimiento este reconocimiento marca una diferencia a la hora de las prestaciones que recibe la familia o de las indemnizaciones por lesiones invalidantes, ha añadido Angulo, quien ha recordado que algunos trabajadores llevan de baja desde marzo debido a la COVID.


Raquel Martín ha reconocido que al inicio de la pandemia las normativa era "poco claro", pero ya el pasado 27 de mayo el Gobierno de España aprobó un decreto que reconocía el contagio como accidente laboral, al que se sumó otro más reciente ya en 2021 para reconocer la COVID-19 como enfermedad profesional.


A pesar de que la Juta "se resiste a dar datos", el sindicato tiene constancia de varios trabajadores sociosanitarios fallecidos por culpa de la pandemia, entre ellos uno reconocido con síntomas compatibles que durante más de 15 días no fue sometido a ninguna prueba y, un día antes de morir, fue llamado para hacérsela sin que su estado de salud le permitiera acudir para confirmar la infección.


Martín también ha reconocido que a raíz de la vacunación en las residencias "se está empezando a retomar la vida normal", aunque ha alertado de que "sigue habiendo carencia de recursos" en las residencias.


Por su parte, el secretario general de la Federación ha cargado contra la "improvisación permanente" de la Junta y ha recordado que el sindicato ya pidió en su día la dimisión de varios directores de centros e incluso del gerente de Servicios Sociales, al tiempo que ha lamentado que en este año de pandemia la consejera, Isabel Blanco, los ha recibido "una sola vez sin llegar a ninguna conclusión".


López Inclán ha salvado a los directores de algunos centros "con mayor sensibilidad", al hilo de lo cual Raquel Martín ha asegurado que algunos han estado "durante días" tratando de contactar con los servicios de prevención.