Lavado de cara para un puente único de la provincia de Valladolid

Lavado de cara para un puente único de la provincia de Valladolid

|

La Junta de Castilla y León acometerá un proyecto de conservación y rehabilitación del puente de Simancas con una inversión de más de 1.140.000 euros que ha sido incluida en los Presupuesto de la Comunidad para 2021. Esta actuación ha sido anunciada por el delegado territorial de la Junta, Augusto Cobos, durante la visita realizada hoy para ver los trabajos de limpieza y retirada de troncos que se han acumulado en el puente después de las últimas crecidas del Pisuerga.


Estos trabajos se concluirán a lo largo del día y se incluyen en las habituales actuaciones de mantenimiento que ejecuta el Servicio Territorial de Fomento para evitar daños e inundaciones, y consisten en la limpieza y retirada de troncos y maleza, que este año presentan una menor dificultad por cuanto el material acumulado ha sido menor que el de otros años.


El alcalde de Simancas, Alberto Plaza, ha agradecido a la Junta la realización de estos trabajos de limpieza, y tanto él como el delegado territorial de la Junta han valorado muy positivamente la inclusión en los Presupuesto regionales del proyecto para acometer una actuación integral de rehabilitación de este puente, calificado por el alcalde como el segundo monumento de Simancas, después del Archivo Histórico.


Augusto Cobos anunció que el proyecto de restauración será licitado y adjudicado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en este año y está previsto que se ejecute en dos anualidades. La intervención contemplará tanto la conservación como la restauración de todos los elementos del puente que puedan estar más dañados, empezando por los sillares y tajamares, y el objetivo es recuperarlo, no solo en su estructura sino también en el aspecto exterior, levantando el asfalto de la calzada para darle una nueva superficie que recupere y permita evocar su aspecto medieval. El delegado territorial y el alcalde apuntaron también la importancia de esta actuación para permitir el uso de esta infraestructura por parte de los ciclistas, integrándola en las rutas y carriles bici que confluyen en él, y al mismo tiempo para los peregrinos que lo usan habitualmente al estar incluido en el Camino de Santiago.