Un centenar de personas se manifiestan en Burgos en contra de la privatización de la Sanidad Pública
Ricardo Ordóñez / ICAL . Manifestación en Burgos contra la privatización de la sanidad pública

Un centenar de personas se manifiestan en Burgos en contra de la privatización de la Sanidad Pública

Piden potenciar y mejorar la Atención Primaria y que se implante de “manera inmediata” una sanidad pública “universal, gratuita y de calidad”
|

N.M.J / ICAL

Un centenar de personas se manifestó hoy en Burgos en defensa de la Sanidad Pública y en contra de su privatización. Esta movilización se enmarca dentro de la campaña ‘Nunca más muertos evitables, nunca más privatizaciones”. Con salida en la Plaza del Cid, un centenar de personas recorrieron la capital burgalesa para pedir que se implante de “manera inmediata” una Sanidad Pública “universal, gratuita y de calidad”.

“Es una sanidad que desde hace mucho tiempo están intentando desmontar”, aseguró la secretaria de feminismo y género de CGT y portavoz de las reivindicaciones, Piedad Manjón, que añadió que las “políticas privatizadoras de la sanidad han dado como resultado el empobrecimiento de la sanidad y enriquecimiento del sector privado de la sanidad”. Una situación que afirma que se aprecia más en esta época de crisis por el COVID-19, en la que la Atención Primaria “está empezando a hacer aguas porque no soporta la presión sanitaria que ejerce está situación”.


Asimismo, desde la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Burgos, encargada de convocar esta movilización, piden una “potenciación y mejora” de la Atención Primaria, que aseguran está “en declive ante la falta de atención personalizada y el abusivo recorte de recursos económicos y de profesionales”. Además solicitan la descentralización de las urgencias de Atención Primaria, y que vuelvan a los centros de salud de San Agustín y Gamonal como Puntos de Atención Continuada, “con mejora de sus instalaciones y equipamiento e incremento de personal sanitario”.


Por otro lado, reclamaron también “recuperar el Hospital Universitario de Burgos (HUBU) como hospital público”, mientras que el Hospital Divino Vallés se dedique a “geriatría y cuidados paliativos, como hospital de larga estancia”. En este punto hicieron alusión también a los “conciertos y convenios con entidades privadas” como Grupo Recoletas y Hospital San Juan de Dios, pidiendo que se eliminen este tipo de acuerdos.


Tal y como apuntó Manjón, la sanidad rural “digna y de calidad” fue otro de sus reclamos, solicitando que se retome la actividad en los consultorios locales y recordando que si la gente se va de las zonas rurales es porque “no tienen servicios, ni sanidad, ni farmacias, ni escuelas”. “Los Gobiernos insisten en profundizar en las políticas de privatización de la Sanidad que ofrecen estos desequilibrios sanitarios en la población”, concluyó.