Burgos, única provincia de Castilla y León que no sufre la letal violencia de la tercera ola

Burgos, única provincia de Castilla y León que no sufre la letal violencia de la tercera ola

|

La provincia de Burgos vive, de momento, con una relativa calma tensa esta tercera ola. Mientras comprueba cómo sus vecinos, como Palencia, sufren lo indecible para poder rebajar la curva, ellos, que ya sufrieron como nunca en la segunda ola, están logrando contener esta subida. 


Aunque la misma ha existido, su incidencia es la más baja de toda la comunidad, con 600 casos a los 14 días y 340 a los siete, en ambos casos muy alta, eso sí, y en crecimiento. Pese a ello, quedan lejos las incidencias de noviembre que obligaron a la Junta a tomar medidas adicionales allí, especialmente en la capital, que fue la última en abrir la hostelería. 


No en vano, la curva de contagios lo demuestra. En esta ocasión, al menos de momento, apenas se han superado los 200 contagios diarios frente a los 600 que hubo en la segunda ola cuando, además, costó mucho rebajar la curva. 


Ello se demuestra también en el hospital, que mantiene ahora 66 hospitalizados en planta y 25 en la UCI con coronavirus confirmado, mientras que en la segunda ola se llegó a los 280 y 46, respectivamente. 


Por otro lado, el número de reproducción básico se encuentra en 1,12 aunque, como ocurre con el resto de provincias, en descenso, lo que implicaría un descenso en breves que llevaría a la provincia a la que mejor se ha comportado tras Navidad. 

Contagios Burgos