Los distribuidores de hostelería de Salamanca reclaman visibilidad para un sector que ha perdido la mitad de su facturación

Los distribuidores de hostelería de Salamanca reclaman visibilidad para un sector que ha perdido la mitad de su facturación

|

Visibilizar la problemática de un sector tan relevante para el funcionamiento de la Hostelería como olvidado por las Administraciones. Con esta intención, la Asociación de Distribuidores de Alimentación y Hostelería de Salamanca (ADAHS) ha puesto de relieve la situación actual de cerca de un centenar de empresas de la provincia que han perdido durante la pandemia del COVID-19 el 50% de su facturación.


El sector de la distribución de hostelería de Salamanca, que suministra a diario bebidas, conservas, congelados, etc… agoniza tras las sucesivas restricciones a la Hostelería, su principal cliente. Estos negocios, que emplean a cerca de un millar de trabajadores (actualmente un 75% se encuentra en ERTE), desarrollan su actividad con las plantillas bajo mínimos, mientras asisten a la desaparición de cientos de clientes por la pandemia.


“En el año 2020 se han cerrado ya un 38% de los establecimientos de Hostelería en Castilla y León. Esto supone en la provincia de Salamanca entre 700 y 800 negocios que ya están cerrados. A falta del tercer confinamiento que estamos padeciendo, nuestros cálculos nos indican que un 5-10% adicional no sobrevivirá. Además, siendo optimistas, los que sobrevivan pasarán entre seis y ocho meses de muy difícil subsistencia”, ha señalado Juan Ramón Sánchez, presidente de ADAHS.


En una rueda de prensa a la que ha asistido el presidente de CEOE Castilla y León, Santiago Aparicio y el presidente de CEOE-CEPYME Salamanca, Juan Manuel Gómez; el presidente de ADAHS ha reivindicado que se acabe con la invisibilidad del sector de la distribución y se le apoye de la misma manera que, en su día, se hizo con el sector bancario. “Desde el gobierno regional creo que no se está teniendo en consideración lo importante que es, en un futuro, nuestro sector. Yo recuerdo que a la banca se le ayudó mucho más que lo que nosotros estamos pidiendo ahora”.


Igualmente, Juan Ramón Sánchez, representante de los distribuidores de hostelería y alimentación de Salamanca ha solicitado prórrogas en el pago de todos los impuestos (locales, autonómicos y estatales) que deben afrontar desde el momento de abrir sus empresas. “Necesitamos aplazamientos los suficientemente largos como para solventar nuestra situación económica a corto y medio plazo. En estos momentos, pedimos que las Administraciones sean lo suficientemente flexibles como para no hacer caja con nosotros”.


ADAHS, asociación perteneciente a CEOE-CEPYME Salamanca, representa a las empresas de un sector que, en la provincia salmantina, factura más de 350 millones de euros.