Aislados por la nieve y el hielo en un pueblo de Burgos: "Nos sentimos desplazados y estamos cansados"

Aislados por la nieve y el hielo en un pueblo de Burgos: "Nos sentimos desplazados y estamos cansados"

|

Los vecinos de la urbanización el Savinar de Fuentelcésped han mostrado su malestar por la situación en la qu ese encuentran después del temporal Filomena. 


Según destacan, este pequeño municipio ubicado a tan solo once kilómetros de Aranda de Duero se ha quedado aislado pese a que ya existía una alerta de un tiempo con mucha nieve y frío. "Entonces, ¿por qué no se han tomado las medidas de actuación también con antelación?", se preguntan. 

3 BU 945


Por ello, realizan una crítica al Gobierno, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Fuentelcésped. "Nos sentimos aislados, sin tenernos en cuenta. Somos personas que tenemos nuestro trabajo y nuestros hijos tienen que ir al colegio. Y ¿Qué ha pasado? Pues que los autobuses escolares no han podido desplazarse a los municipios cercanos de Aranda de Duero debido a la nieve y las personas que trabajan tampoco han podido acudir a su puesto de trabajo por las condiciones tan peligrosas y adversas de las carreteras". 


Ante ello, afirman que la solución que se les dio fue que el Ayuntamiento iba a facilitar sacos de sal para los vecinos este pasado lunes, pero no ha habido ninguna señal al respecto ante la dificultad para desplazarse al lugar. 

Foto calle casa 41 46



También se pusieron en contacto con la Junta de Castilla y León, que trasladó la queja al Centro de Conservación de Carreteras, donde afirmaron que estaban "saturados de trabajo y que pasará la quitanieves cuando pueda".


Mientras tanto, los vecinos han estado apartado con palas la nieve, mientras otro vecino del pueblo trató de ayudar con el tractor, "pero no ha sido suficiente", denuncan los vecinos. "Todavía estamos esperando una respuesta que informe de qué pasa con el transporte escolar". 


En cuanto a la quitanieves, continúan, ha pasado este martes pero sin "apenas echar sal" y dejando la carretera igual de peligrosa ante las temperaturas de -15 y -16 grados que han tenido que soportar. "Nos sentimos desplazados. Queremos actuaciones efectivas, no mantenernos callados, encerrados en casa y que nos digan que tengamos paciencia. Estamos cansados", culminan.

Foto Calle dese casa 33 39