Castilla y León endurece las restricciones: confinamiento perimetral y toque de queda indefinidos, y cierre parcial de hostelería y comercio en Ávila, Segovia y Palencia
ICAL / Miriam Chacón

Castilla y León endurece las restricciones: confinamiento perimetral y toque de queda indefinidos, y cierre parcial de hostelería y comercio en Ávila, Segovia y Palencia

|

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado hoy nuevas medidas restrictivas en todo el territorio de Castilla y León, tras reunirse el Consejo de Gobierno y escuchar las recomendaciones urgentes del comité de expertos para la pandemia constituido en la comunidad autónoma. Todo ello después de constatar "fuertes repuntes en varias provincias" y la "tendencia creciente y la velocidad en ascenso de manera muy notable" en toda la Comunidad.


Según ha explicado Fernández Mañueco, la semana 53, que acabó el pasado domingo,  mostraba ya "esa clara tendencia ascendente", con una inidencia acumulada a los 7 días de 123 casos por cada 100.000 habitantes, y la primera semana del año ha registrado en tres días 106 casos más, mientras se espera que siga subiendo "y superará la cifra de la semana anterior con claridad".


Ante esta situación crítica, los expertos "nos han pedido esta mañana que actuemos con urgencia y con agilidad para minimizar el daño que la tercera ola conlleva". Y en este sentido, el presidente ha avanzado que el gobierno regional "va a actuar con prevención y con anticipación" para preservar la vida de las personas y "hacer el menor daño posible a la economía". "Cuanto antes tememos medidas, antes atajaremos el incremento de contagios", ha asegurado.


Por ello, el presidente ha anunciado las siguientes medidas, que entrarán en vigor mañana, día 8 de enero, de forma inmediata a su publicación en el Bocyl, en forma de decreto firmado por el propio Fernández Mañueco como autoridad sanitaria delegada en el vigente estado de alarma:


Se prorroga de forma indefinida el confinamiento perimetral de Castilla y León mientras dure el estado de alarma, así como el toque de queda de 22 a 6 horas y la reunión de personas limitada a un máximo de 6 personas. En toda Castilla y León será obligatorio, todo establecimiento abierto al público, publicitar con cartelería de forma visible el aforo permitido en el interior.


De igual forma, para las provincias de Ávila, Segovia y Palencia, se decreta el cierre del interior de la hostelería, así como el cierre de centros comerciales y centros deportivos, con excepciones. A partir del 10 de enero. 


En el caso de la hostelería, sí se permitirá la apertura de las terrazas exteriores -no las denominadas 'peceras', que estarán prohibidas-, así como el servicio de comida a domicilio o para llevar. En el caso de las terrazas, se vigilará el estricto cumplimiento de los aforos y las medidas de seguridad. También se permitirá la apertura de los establecimientos de restauración de los hoteles y alojamientos turísticos, centros sanitarios y sociales, de trabajo y gasolineras. También se cerrarán salas de juego, apuestas y bingo.


Asimismo, en estas tres provincias la Junta decreta el cierra de grandes superficies comerciales, "no afectando al pequeño y mediano comercio minorista, con limitación de aforo". 


En cuanto a la  actividad deportiva sí estará permitida para la práctica deportiva oficial, eso sí, sin público.


Fernández Mañueco ha destacado que son "medidas similares a las que ya adoptamos a principios de noviembre, con las que conseguimos doblegar la curva en aquel momento". "Estas medidas son necesarias", ha subrayado.


Nuevos criterios


La Junta ha anunciado, además, la adopción de nuevos criterios además d el denominado 'semáforo' pactado en el Consejo Interterritorial de Salud, "siguiendo la recomendación unánime del comité de expertos". Y es que, hasta la fecha, el criterio para cambiar de nivel una provincia y, por tanto, relajar o endurecer las restricciones, era la incidencia acumulada en los últimos 14 días, y la consolidada a 5 días. A partir de hoy, la Junta observará la incidencia a 7 días y el dato del día anterior precisamente, persiguiendo el objetivo de la "anticipación".


Todas las provincias están en nivel 4 de alarma, debido al incremento de contagios.



De forma paralela, Castilla y León agilizará el ritmo de vacunación, y utilizará la segunda dosis reservada para los vacunados hasta el momento, ante el anuncio del Ministerio de un nuevo suministro. "Avanzamos a buen ritmo, dentro de lo que nos permite el sumnistro actual por parte del gobierno". El presidente ha detallado que, hsata el día de hoy, se han vacunado 22.110 personas, y en los próximos días se utilizarán otras tantas dosis. "Y si se incrementa ese suministro, agilizaremos el ritmo de vacunación", ha anunciado, "cada vacuna es un paso de gigante". 


Igualmente, la Junta seguirá apostando por la estrategia de los test de antígenos de forma masiva, en todos los centros de salud y en las urgencias de los hospitales. También se harán cribados masivos en todos los municipios donde haya más de 400 casos de incidencia acumulada, o donde se incremente la velocidad de contagio o disminuya la trazabilidad. También se realizarán en residencias de estudiantes y, en colaboración con la CEOE, en las empresas de Castilla y León.


Finalmente, se intensificarán las inspecciones, 47.000 hasta la fecha, con 3.000 expedientes sancionadores, a los que se suman los de las fuerzas de seguridad del estado y policías locales.