Daniel Medina, un novillero vallisoletano con personalidad y excelsa clase torera
Fotos: Fermín Rodríguez

Daniel Medina, un novillero vallisoletano con personalidad y excelsa clase torera

|

Acaba de cumplir 17 años, y vive a caballo entre Laguna de Duero y Salamanca, donde cursa 5º año de “torero” y lo compagina con 4º de la ESO. Con Daniel Medina, (apellido materno) a quién no le gusta ni lo de Dani ni lo de Martín, acordamos el reportaje para Grana y Oro en el coso lagunero, ciudad donde reside. El reportaje citado se emitió el pasado fin de semana.


Con este joven aspirante a novillero con caballos, aunque lo conocíamos desde hace tiempo, no habíamos hablado con él con intensidad hasta ahora, y sacamos la conclusión de aquella frase de Belmonte: “se torea como se es”.


Daniel tiene un carácter serio a pesar de su insultante edad, (como su toreo). Tiene desparpajo y claridad de ideas conversando, (igual que cuando utiliza los avíos para torear). Y, sobre todo, posee personalidad, (en el ruedo y en la calle).


GALERÍA DE IMÁGENES


Esta promesa del toreo, -al tiempo- ha sorprendido a propios y extraños por “su toreo de empaque, suavidad y elegancia de cristal templado y con destellos eternos”, que diría de él Gonzalo Santonja en su crónica de NCYL.


Daniel es consciente de ello, pero ni se arroga ni se le ha subido el éxito a la cabeza. Al contrario, nos dijo con una rotundidad pasmosa: “hay que ser humilde, somos novilleros sin caballos y tenemos que ir creciendo en nuestra profesión”.


Donde no mostró humildad en forma alguna es en el tipo de toreo que le gusta, ahí se vino arriba: “Yo concibo el toreo así, es como lo siento”. Y es que hablaba sobre el toreo de pellizco, de arte. De los toreros de ahora, admira a los Morante, Daniel Luque, Garrido, etc. y de los de antes a los Manzanares, Aparicio, Robles, Ortega Cano, etc.


Y remataba: “me fijo en detalles de muchos toreros y luego los intento llevar a mi concepto”. “Pero que conste -finalizaba- que admiro a todo aquél que se juega la vida tarde tras tarde”.


Fue agradecido cuando se refirió a sus clases en la Escuela de Tauromaquia de Salamanca: “gracias a la Diputación de Salamanca por las ayudas que presta a la escuela para que podamos tentar en las distintas ganaderías y torear en los numerosos pueblos. Es una labor de admirar”.


También fue agradecido con la Junta de CyL, la Fundación del Toro de Lidia y con Cyltv por las retransmisiones de las novilladas del Circuito: “no esperaba tanta expectación como han levantado las novilladas. Y la verdad es que desde mi debut el año pasado en agosto, cuando me vestí por primera vez de luces, no pensé que iba a llegar a una final como esta”.


Daniel tiene pendiente la final del II Certamen Taurino “Destino La Glorieta”, que con gran acierto ha organizado La 8 Salamanca; una final aplazada hasta que la pandemia lo permita.


A la escuela charra, que dirige José Ignacio Sánchez, han llegado algunas propuestas de apoderamiento, según nos confesaba Daniel, aunque es pronto para decidir, comentó el novillero. “Primero tenemos que ir haciendo oficio y mejorar las cosas”, nos dijo con su carácter moderado y discreto.


Antes de despedirnos, Daniel nos comentó su satisfacción por haber llegado a la final del Circuito y enviaba un mensaje de ánimo y recuperación a sus compañeros Mario Navas y Sergio Rodríguez, ambos convalecientes.