Salamanca es la provincia con un mejor comportamiento de Castilla y León en el descenso de contagios de la segunda ola

Salamanca es la provincia con un mejor comportamiento de Castilla y León en el descenso de contagios de la segunda ola

|

La Junta de Castilla y León ha incluido entre sus estadísticas este viernes el número reproductivo básico instantáneo o, lo que es lo mismo, la capacidad que tiene una persona de contagiar a las demás. Desde el comienzo de la pandemia siempre se ha valorado este como uno de los principales indicadores para conocer cuál es la evolución del coronavirus y es que, si se encuentra por encima de uno, quiere decir que la tendencia exponencial es un hecho y, por tanto, la situación puede desbocarse. 


Por contra, si se encuentra en uno, significa que se encuentra estable y por debajo de ello, que la evolución es favorable y los contagios tienden a remitir. Según los datos que aporta la Junta, este último es el caso actual de Salamanca, que es la provincia con un mejor comportamiento desde las últimas medidas que han conseguido doblegar nuevamente la curva. 


Tras llegar a picos en verano de 2,5 y de 1,5 en octubre, en el pico que preocupaba seriamente a la Junta hasta llegar a hablar del confinamiento domiciliario, el descenso en la curva ha sido muy amplio. No en vano, tras las últimas medidas, tardó apenas diez días en pasar de 1,5 a 0,99 y situarse, por tanto, en disposición de hacer descender a la curva. 


En estos últimos 20 días el descenso se ha continuado dando hasta el punto de llegar a 0,78 el 7 de noviembre, tras lo que hubo un pequeño crecimiento que no llegó a uno para después volver a descender hasta el 0,77 actual, muy por debajo del segundo mejor dato en Castilla y León que se sitúa en 0,86, en Burgos y León.