El colegio La Salle de Burgos saca un aula a la calle como protesta contra la próxima ley de Educación

El colegio La Salle de Burgos saca un aula a la calle como protesta contra la próxima ley de Educación

|

El colegio La Salle de Burgos sacó durante la mañana de este miércoles un aula a la calle como protesta a la reforma educativa LOMLOE, más conocida como ‘Ley Celaá’. Una protesta que asegura que repetirán de 11 a 14 horas, cada miércoles, día de la semana elegido a nivel de toda España para las movilizaciones y protestas.

 

Bajo el lema ‘Está en juego tu derecho a elegir’, el centro ha querido sumarse a esta protesta contra la próxima ley de Educación planteada por el Ministerio de Educación. Tal y como señalan desde el centro, se trata de una reforma “muy cuestionada” en estas últimas semanas, ya que una de sus intenciones es “reducir de manera progresiva el modelo de educación concertada, atentando contra la pluralidad, en este caso del sistema educativo”, un elemento que consideran “clave en una sociedad democrática”.


Desde el colegio se están llevando a cabo diversas movilizaciones virtuales, unidas a la recogida de firmas en www.masplurales.es y CONCAPA. Asimismo, desde hace unos días cuelga un gran lazo naranja, que se ha convertido en el símbolo de la protesta, y el APA del colegio ha repartido lazos a todos los alumnos y comunidad educativa del centro.


En el escrito difundido, La Salle Burgos explica que, tal y como se afirma desde la plataforma ‘Más Plurales’, se trata de una “reforma que conduce hacia el dominio sistémico del Estado, dotando a las Administraciones con facultades cada vez más amplias en detrimento de las familias como primeras educadoras de sus hijos. La LOMLOE permite distribuir a los alumnos por centros reduciendo significativamente la elección educativa de sus padres, un derecho avalado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.


“Se inventa un derecho a la educación pública -cuando el derecho reconocido en la Constitución es el derecho a la educación-; la enfrenta al modelo de educación concertada, ampliamente implantado en Europa, rompiendo la complementariedad de redes recogida en la Constitución; devalúa la enseñanza de la asignatura de Religión en la escuela aplicando un laicismo impropio y pone en duda la supervivencia de los centros de educación especial, entre otros aspectos.”, añaden.