¿Cómo ha evolucionado la incidencia del coronavirus en Ávila desde el cierre de la hostelería?
FOTO: ICAL

¿Cómo ha evolucionado la incidencia del coronavirus en Ávila desde el cierre de la hostelería?

|

Castilla y León cumple ya más de una semana con la hostelería cerrada, salvo en el caso de aquellos que haya decidido abrir para llevar. Este fue el día, precisamente, en el que entró en vigor el llamado ‘semáforo COVID’, donde se registra la incidencia de contagios en base a una serie de indicadores que reflejan el nivel de alerta en el que se encuentra cada una de las provincias.


Así, en Ávila provincia, desde entonces, la incidencia de contagios en la población a 14 días apenas ha sufrido variaciones. Ha pasado de 721,26 a 717,46, en una estabilización que ya es positiva. Y es que hay que tener en cuenta que las medidas suelen tener efectos cerca de los 14 días después de tomarse, por lo que las últimas comenzarán a notarse ahora. Este pequeño descenso llega del toque de queda, entre otras.


La incidencia a siete días, por su parte, se encuentra en 336,84, lo que implica también ya de por sí algo positivo, teniendo en cuenta que es menos de la mitad de lo visto en 14 días, por lo que la tendencia es al descenso. En este caso, además, la bajada es más acusada de los 417,41 que había el 6 de noviembre.

Otra estadística a valorar es la incidencia entre los mayores de 65 años, que sí es preocupante. A 14 días ha pasado de 475,26 a 592,25, mientras que a siete días, en cambio, lo ha hecho de 309,53 a 299,78, por lo que tiende a estabilizarse.


La positividad de pruebas ha bajado del 19% al 15,21%, y la trazabilidad ha aumentado del 74,47% al 76,27%, lo que implica que se sabe de dónde proceden tres de cada cuatro contagios. Por último, los hospitalizados sí han aumentado, de un 17,88% al 21,67% en planta y en la UCI, del 50 al 55,56%. En estos últimos casos, sin embargo, hay que esclarecer que la mejora de estos datos también llegan con días de retraso a los que se produzcan en los contagios.


Aún con todo, Ávila permanece en el nivel cuatro de alarma, el más alto, en todos los indicadores salvo en la trazabilidad, donde está bajo. Para descender en cada uno de los indicadores debe bajar de 250 contagios a 14 días y de 125 a siete, así como a 150 y 75, respectivamente, en el caso de los mayores de 65 años. En la positividad, debe bajar del 15%, algo de lo que está cerca, y para encontrarse en la ‘nueva normalidad’ en la trazabilidad, debe tener más de un 80%. Por último en el caso de los hospitalizados, tienen que estar por debajo del 15% en planta y del 25% en UCI.