Los indicadores de riesgo en Castilla y León se relajan, con un importante retroceso de la incidencia acumulada

Los indicadores de riesgo en Castilla y León se relajan, con un importante retroceso de la incidencia acumulada

|

La tasa de incidencia acumulada de casos diagnosticados de COVID-19 en los últimos siete días continúa en retroceso y se sitúa este jueves en 82,93 casos por cada 100.000 habitantes frente a los 89,19 casos registrados ayer. También la tasa a 14 días mantiene su tendencia a la baja, al situarse en 212,12 casos, más de 21 por debajo de los 233,41 que dio a conocer ayer la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.


Por provincias, la tasa de incidencia acumulada más alta a siete días continúa siendo la de Soria, con 200,26 casos por cada 100.000 habitantes, siendo la única provincia que aún se mantiene en riesgo muy alto. Por debajo de los 125 casos que marcan el paso al nivel alto ya se ubican León (115,25), Palencia (104,17), Burgos (92,83) y Segovia (89,92), mientras que Salamanca baja ya al riesgo medio, gracias a una tasa de 74,11, y se une a las provincias de Valladolid (51,09), Zamora (43,97) y Ávila (38,06).


En cuanto a la tasa de incidencia acumulada a 14 días, también es Soria la provincia que continúa registrando la cifra más alta de casos, con 496,15 por cada 100.000 habitantes, seguida de Palencia (290,67) y León (267,94), también en riesgo muy alto. Ya en riesgo alto se sitúan Segovia (229,35), Burgos (220,89), Salamanca (209,87) y Valladolid (150,97), mientras que Ávila (130,02) y Zamora (73,86) se encuentran en riesgo medio.


La ocupación de camas de hospitalización por casos de COVID-19 también continúa a la baja, con un 11,01 por ciento en planta y un 40 por ciento en UCI, frente al 12,07 y 42,39 por ciento, respectivamente, registrado ayer en cada uno de esos parámetros. También bajó la positividad global de las pruebas diagnósticas, del 8,86 por ciento de ayer al 8,54 por ciento de hoy, y el porcentaje de casos con trazabilidad se situó en el 72,44 por ciento frente al 71,93 por ciento de las dos últimas jornadas.


Por último, el índice reproductivo básico, que es el que determina el número de contagios que puede producir cada positivo, bajó por primera vez en el conjunto de Castilla y León, tras varias jornadas de subida, y se situó en una media de 0,77, siendo de nuevo la provincia de Zamora, con un 1,15, la única que rebasó el máximo recomendado de 1, seguida de las provincias de León (0,86), Burgos y Segovia (0,81), Soria (0,74), Salamanca (0,71), Valladolid (0,71), Palencia (0,67) y Ávila (0,55).