Los niveles que propone Sanidad para frenar los contagios del coronavirus mucho menos permisivos que los actuales

Los niveles que propone Sanidad para frenar los contagios del coronavirus mucho menos permisivos que los actuales

|

La Junta de Castilla y León, a través de su vicepresidente, Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, han reiterado en los últimos días la necesidad de establecer unos niveles comunes para todo el territorio nacional a la hora de abordar las medidas para atajar el coronavirus. 


No en vano, este mismo jueves en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, el propio Igea se mostró muy crítico e instó al Gobierno a establecer este sistema de niveles casi por obligación en el caso de que no hubiera un acuerdo y afirmó que, en el caso de que no se hiciera, Castilla y León comenzaría a utilizar uno propio. 


En la misma tarde del jueves, el Gobierno ha emitido un borrador con hasta cuatro niveles para frenar la incidencia del coronavirus que están enfocados a la situación epidemiológica, la capacidad asistencial y la de salud pública, así como las características y vulnerabilidad de la población y la posibilidad de adoptar medidas de prevención y control. 


En el caso de la situación epidemiológica se considera ya de riesgo extremo a partir de los 250 contagios por 100.000 habitantes, mientras que entre 20 y 50 habrá bajo riesgo; de 50 a 150, riesgo medio; y de 150 a 250, riesgo alto. En el caso de que los confirmados sean de más de 65 años, los riesgos bajan hasta que el riesgo extremo sea en más de 150. Todo ello unido a una positividad de las PCR superior al 15% y un porcentaje de trazabilidad inferior al 10%. 



En cuanto a los servicios asistenciales, en el caso de hospitalizaciones, habrá bajo riesgo entre el 2 y 5%, riesgo medio entre el 5 y el 10, el alto entre el 10 y el 20 y extremo por encima de esa cifra. Por su parte, en las UCI, el riesgo bajo se sitúa entre el 5 y el 10%, riesgo medio entre el 10 y 15%, alto entre 15 y 25% y extremo a partir de esta cifra. 


Los territorios de menos de 5.000 habitantes tendrán en cuenta, además, otros criterios como la tendencia y la velocidad de cambio o la proporción de casos nuevos asociados a brotes. 


En todo caso, los cuatro niveles de alerta expuestos radicarán en lo anterior de manera que el primero de ellos lleva aparejados al menos dos indicadores de la situación epidemiológica y uno de los servicios asistenciales están en nivel bajo y el resto incluso por debajo. 


El resto de niveles, dos, tres y cuatro, tienen los mismos indicadores pero en un riesgo más alto. El nivel dos será en el nivel medio; el tres, en el nivel alto; y el cuatro, en el nivel extremo. 


Medidas


En el caso del nivel uno habrá limitación de reuniones a diez personas, que se reducirá a seis en el caso de nivel dos y tres. En todos estos casos no se podrá fumar en la vía pública cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad. 


Además, el borrador plantea aumentar la frecuencia de horarios en el transporte pública y limitar el aforo al 60% en el nivel dos y al 30% en el nivel tres, así como en los propios establecimientos hosteleros o velatorios o celebraciones religiosas. 


En el caso de que alguien llegue al nivel cuatro se tomarán otras medidas que podrían incluir la limitación de la movilidad de las personas o cierres perimetrales.