La escuela punto y final

La escuela punto y final

|

La huelga en el sistema educativo ya está aquí, al menos en Madrid y Galicia, una huelga partidista y de parte, sin una ley de huelga tenemos lo que tenemos, la traslación de la política, sus usos y costumbres a edad temprana, mal empezamos cuando en España se aprende antes a ser político que buen ciudadano.


Y al final, alumnos fantasmas los muchos, sufridos otros, infrautilizados todos, vagando por los pasillos de un sistema educativo obligatorio que han dado como resultado, 3 generaciones casi 4 de estudiantes que deberían haber servido para certificar la mejoría pero que, el carácter extra político, sectario, doctrinante de  7  inútiles Leyes Educativas en 40 años los ha colocado bastante más atrás de donde se partió.


Dicen que tenemos la generación, más instruida y mejor preparada. ¡Mentira! todo una patraña que, como es lógico, los partidos responsables, el bipartidismo tratan de justificar.


Lo que ha sido es un fracaso de ambos para y con la sociedad que, al final, como dije, es la que paga los errores. Ahí tenemos los resultados de abandono del sistema en el 2018 un 17,8 y presumen de ser el más bajo que ha tenido España. A los que hay que añadir los datos de aprovechamiento del curso, los datos PISA, que además de ser erróneos en alguna especialidad como es la comprensión lectora, en términos generales no son muy buenos o digámoslo de otra manera, mejorables.


Pero no se preocupen que esto, una de dos, o tres o cuatro, o lo termina de estropear el bicho, otra inútil Ley educativa, los políticos, los estudiantes metidos a políticos o los 4 a la vez.


Y mientras, algunos padres temerosos de mandar a sus hijos al colegio, atemorizados con multas, e incluso, la retirada de la patria potestad (no se preocupen, no basta con eso, se necesita de otros elementos para llegar a una sentencia de ese cariz).


Es que ayer (como quien dice) la Ministra Celaa no garantizó el éxito del plan.


Y con estos mimbres nos enfrentamos a un curso escolar atípico, con la amenaza persistente de media presencia (recomiendan un curso a partes iguales presenciales y digital) en el que la tecnología va a jugar un papel importante, informática y comunicaciones y el acceso a ambas sabemos que no es el mismo para todos.


Con unas capitales donde la fibra óptica es una realidad, en el campo, en la España vaciada es una quimera, una barrera que va a poner al alumnado de la España vacía a niveles de desigualdad evidentes.


Ha tenido que ser la fuerza de los hechos que la pandemia a impuesto en la sociedad, hacer evidentes las deficiencias estructurales del estado,  de la sanidad, de la educación, de la política y que hay ciudadanos de primera y de segunda, a pesar de 40 años de democracia, de exigible trato igualitario, no hay igualdad en este país.


Mientras que la educación este manejada por políticos (ya comenté que la gestión de la sanidad y la educación, junto con un sistema judicial independiente,  a los que considero obligaciones inexcusables del Estado y derechos inalienables del ciudadano, deben ser manejados por profesionales por técnicos, y están por encima incluso, de la actual estructura del estado, léase: Un Gobierno masificado, inútil, Senado, Congreso, Comunidad Autónoma.


Ya dije en su momento que sobran dos) porque sobre estos: sanidad, educación y justicia se asienta el presente y el futuro del estado del bienestar, como digo, la política debería estar exenta de ellos, o al menos de su solitaria mirada.


Esa desigualdad a nivel general será, es evidente que lo es, y nace en la génesis de una sociedad moderna, la formación de sus ciudadanos, nace en el sistema educativo que tenemos donde se enseña a ser político antes que ciudadano, donde se debería enseñar no solo a valorar el trato que se recibe, si es equitativo, igualitario, en definitiva, justo. También se debería  enseñar a responder  con equidad, con respeto al contrario, al mayor, a la mujer, a las instituciones, pero para ello ya está el estado “como buen maestro” que responde con tratos desiguales, ¡muy buena enseñanza!..... El intentar socavar la separación de poderes, ataques frontales al poder judicial, con el veto al Rey en la toma de títulos de nuevos jueces,  no se han leído el art 117.1 de la Constitución


Los hombres del futuro actuaran según sean educados. Una sociedad que no educa con igualdad y en igualdad difícilmente puede evolucionar a una democracia mejor.