Puente ataca a las “fuerzas conservadoras y reaccionarias” que apuestan por una movilidad “en vehículo privado”
Imagen: Ayuntamiento de Valladolid

Puente ataca a las “fuerzas conservadoras y reaccionarias” que apuestan por una movilidad “en vehículo privado”

El alcalde no da marcha atrás en el polémico plan de movilidad y califica de “exageraciones y mentiras” las críticas de la oposición
|

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha intervenido en el pleno extraordinario sobre la situación actual de la movilidad de la ciudad propuesto por el grupo municipal popular en el Ayuntamiento donde ha calificado de “chascarrillos, exageraciones y mentiras” las críticas de la oposición sobre los problemas de movilidad y atascos que sufren los vallisoletanos en la actualidad. Lejos de dar marcha atrás, Puente ha justificado las medidas puestas en marcha atendiendo al derecho de movilidad de toda la ciudadanía, además de recurrir a datos para asegurar que en Valladolid se hace un uso excesivo del vehículo privado para trayectos cortos. 


En su intervención, ha expuesto que en Valladolid hay dos modelos enfrentados: por una parte las formaciones progresistas que defienden el derecho a la movilidad de los ciudadanos, frente a las “fuerzas conservadoras y reaccionarias” que apuestan por una movilidad “en vehículo privado”. Ante esta disyuntiva, la ordenación del espacio urbano para garantizar el acceso a toda la ciudadanía es "la defensa de un derecho y uno una restricción". “Nosotros pensamos en movilidad como concepto global”, asegura Puente. También ha reflexionado sobre las "dificultades" para sacar los vehículos privados del espacio urbano, mientras que su introducción y colonización ha sido "sencilla".


Apoyado en datos, Puente ha justificado el plan de movilidad del Ayuntamiento asegurando que la mayoría de las actuaciones son “un acierto” y en caso de mejoras “serán de bajo coste”. En conclusión, ha expuesto que en Valladolid se hace un uso excesivo del vehículo privado para trayectos cortos, con insuficiente espacio para el peatón. Incluso, ha invitado a la oposición a que se sumen a las medidas "en la línea de lo que los tiempos marcan", porque "hay que conducir con las luces largas puestas", ha insistido.


Para el edil, este plan de movilidad atiende mejor a la mayoría de los ciudadanos, indicando que en Valladolid se realizan 660.000 viajes al día, 350.000 a pie (53%), 86.500 en bus y 200.000 en vehículo privado (30%), frente a los 23.500 que lo hacen en otros medios como la bici o el patinete, (4%). El edil ha señalado, en base a esos datos, que el 70% de los desplazamientos que se efectúan en la ciudad son distintos al vehículo privado, mientras que la distribución del espacio urbano no se efectúa atendiendo a estas proporciones.


También ha apuntado el “uso excesivo del vehículo privado, que, de cada 100 desplazamientos, 11 lo son para recorrer menos de mil metros. En el 60% de los desplazamientos en coche se realizan trayectos inferiores a 3 kilómetros”. Además, se ha referido a las posibilidades reales de movilidad de los ciudadanos, mencionando que el 72% de usuarios del transporte público no dispone de otros medios, los “usuarios cautivos”. Ha justificado, asimismo, que el 30% de los hogares no dispone de coche y moto y que el 42% de la población no dispone de carné de conducir.


No obstante, ha reiterado que el Ayuntamiento no va a eludir la obligación de intervenir para garantizar el derecho a la movilidad a todos los ciudadanos, por tanto se trata, en su opinión, de la defensa de un derecho y no una restricción. Eso sí, en caso de disfunciones se rectificará y “tiempo habrá de evaluar  resultados”, ha concluido el alcalde. 


Tras el debate, los grupos municipales del PSOE y Valladolid Toma la Palabra han rechazado todas las propuestas presentadas por los partidos de la oposición en el Pleno extraordinario monográfico sobre movilidad urbana.