Lobato, amigo del alma

Lobato, amigo del alma

|

Recortes Cero Asturias expresa su más profundo pesar por el fallecimiento de nuestro compañero José Antonio Lobato. Queremos recordarle con sus palabras y en su persistente coherencia a lo largo de su fecunda vida profesional y personal.


Lobato siempre, a bote pronto y desde el fondo, expresaba sus preferencias profesionales y sus referencias vitales. Nos decía: “las grandes cosas se hacen colectivamente, dando cada uno lo que puede”. Su Teatro Margen fue primeramente un colectivo. Colectivo cuyo primer montaje fue sobre la revolución del 34 en Asturias -lo que se pudo lograr con dificultades-, el segundo fue «De vita beata», después vino todo lo demás. Entre aquello y el final, un par de posiciones profesionales fundamentales, “hacer teatro en Asturias para el mundo” y “no encerrarse en un estilo y practicar todas las variedades posibles incluido el teatro de calle”.


De su paso a la política decía: “Vamos a decir a la política activa, porque la política como tal nos inunda y nos influye en nuestra vida cotidiana, por eso debemos tomar posición”. Y siempre remarcaba: “Hay una razón muy básica, me decido básicamente por las personas, que me encuentro en Recortes Cero, eso quiero que quede muy claro”.


Toda su vida tuvo su ideología, aunque nunca había sido miembro de ningún partido - “pero como me he hecho un poco mayor, basta ya de palabras y vamos a pasar a los hechos”-. Y por ello Lobato ha encabezado nuestras candidaturas. Y ha sido coportavoz de Recortes Cero Asturias.


Era un actor que -de acuerdo con Lorca y su visión del duende- se abría en canal para que su cuerpo y su voz permitieran que el duende impactara en el público con el sentimiento revivido de la obra.

Nos gustaba nombrarle el actor asturiano por antonomasia. Él lo agradecía con su profunda modestia. Un hombre íntegro y querido por los otros actores, Lobato es una persona imprescindible para entender la dura trayectoria del teatro asturiano de las últimas décadas.


Jose, siempre un hombre leal, cariñoso y familiar. Acompañamos profundamente a su mujer y a su hija, y a los familiares y amigos.


Siempre nos llamaba amigos y hermanos del alma. Lobato sigue entre nosotros.