Zamora se prepara para la llegada de más de 1.200 temporeros, bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria

Zamora se prepara para la llegada de más de 1.200 temporeros, bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria

La Junta de Castilla y León ha establecido un protocolo de actuación, que los empresarios de la recogida deben cumplir con los trabajadores llegados para la cosecha de vid, patata y cebolla a la provincia
|

Septiembre es la época de la recogida en Zamora, y por lo tanto, de la llegada de los temporeros a la provincia. Más de 1.200 trabajadores temporales llegarán estos días al campo zamorano, para encargarse de la cosecha de la vid, la patata y la cebolla en nuestra provincia. Una masiva aparición de trabajadores, de muchas partes del mundo, que recorren este y otros países realizando la recolección, en un año más que complicado para la movilidad, a causa de la pandemia del Covid.


Por ello la delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Clara San Damián y el jefe del Servicio Territorial de Sanidad, José Casto se han reunido con los representantes de la OPAS, para coordinar el inicio de la campaña de temporeros. Una actividad que la Junta considera como "un importante foto de contagio", y que ven necesario marcar y coordinar al detalle. Y es que este grupo de trabajadores "suponen un riesgo para ellos mismos y de expansión", como ha indicado Clara San Damián, por tres factores principales: son trabajadores con alta movilidad que se trasladan de unas provincias a otras para realizar estos trabajos; cuentan con una diversidad cultural e idiomática difícil, que les hace difícil entender nuestras instituciones de manera clara y habitualmente hacen un uso compartido de alojamiento y transportes.


La Junta ha trasladado a los empresarios sus obligaciones como empleadores de estos trabajadores y las medidas específicas que deben seguir y que se establecen así:


  • Mantener la distancia de seguridad metro y medio en el desarrollo de toda la actividad laboral excepto si es al aire libre. 
  • Evitar compartir equipos y dispositivos jornadas anteriores sino están debidamente desinfectados.
  • Cada explotación agropecuaria tiene que tener un plan de contingencia específico del Covid, que evalúe los riesgos. 
  • Ofrecer a estos trabajadores mensajes fácilmente comprensibles para todos ellos.
  • Uso mascarilla obligatoria a excepción de los trabajos al aire libre y lejos de los núcleos urbanos 
  • Siempre cuadrillas de menos de 10 personas y donde el mismo no puede intercambiarse trabajadores. 
  • Evitar que se comparta el vehículo entre grupos. Si el empleador transporta a los trabajadores y este cuenta con 9 plazas, es obligatorio uso de mascarillas todos ellos y podrán transportarse dos personas por cada 2 filas asientos. Si el vehículo solo tiene una fila de asientos, sólo podrán viajar 2 personas. 
  • En el lugar de trabajo deben contar con papel de un solo uso y gel hidroalcohólico. 
  • Tienen que disponer de aseos y agua corriente, tanto en el lugar de trabajo, como donde vivan. Si no hay aseo tienen que tener lugar con agua y jabón para lavarse. 
  • Nunca el agua puede ser compartido. Las garrafas o botellas tienen que ser todas individuales. 
  • Garantizar desinfección permanente de todos los utensilios que se utilicen para trabajar. Si los equipos van a ser utilizados por más de una persona, deben ser desinfectados tras cada turno. 
  • En el acceso a los centros de trabajo sólo pueden entrar los que trabajen allí. Si tuviera que entrar alguien fuera de tendrán que registrarse previamente. 
  • Sobre los alojamientos, el empleador debe hacerse cargo de las medidas higiénicas básicas, como agua caliente, fría, una cocina y aseo. Además se tiene que disponer de dependencias que permitirán el aislamiento de un sospechoso de Covid. Si son empresas de servicios que contraten los empleadores, estos deberán de vigilar lo dicho anteriormente. 
  • Toda persona que provenga de fuera de la zona básica de salud donde se vaya a trabajar tendrá que realizarse una prueba PCR, de la que encargará la Consejería de Agricultura y se analizarán en el laboratorio de Villaquilambre. Para los trabajadores de la zona, estos deberán acudir a los centros médicos de área de salud para practicarse la misma prueba.