Muchas exigencias pero, ¿a todos?

Muchas exigencias pero, ¿a todos?

|

Como comenté la semana pasada, comienza el curso escolar o, al menos, se va a intentar. Días atrás Francia, con un índice de infectabilidad y mortalidad significativamente alta, ha cerrado 22 colegios por coronavirus a los 4 días de la apertura. Alguien cree que aquí no puede pasar lo mismo. O todo se soluciona con esta frase. “En España no habrá más allá de 1 o 2 colegios cerrados”.


A múltiples negocios se les está exigiendo medidas de seguridad que, posiblemente sean leoninas, porque el bicho tampoco es que sea muy de avisar, es un absoluto desconocido al que poco a poco se le ve venir aunque sea a lomos de rebrotes, y paulatinamente, los pasos preventivos irán dejando de ser dados a ciegas, por intuición.


Pero, no solo comienza el curso escolar, la Universidad en este mes empieza su nuevo año, la propia Universidad se ha puesto al día, no sabemos si suficientemente, los colegios mayores también pero, y los pisos en alquiler dirigidos a los estudiantes.


Y viene esto a cuento porque, ha sido un fin de semana kilométrico. He tenido que bajar al sur para acercar al vástago universitario a Granada, al piso compartido, la verdad, estos chicos no se privan de nada; hay que trasladarles la mitad de su habitación y parte de la casa. Pues bien, una vez formalizado el contrato y entrado en el piso, no veo yo que me ofrezcan una seguridad muy grande de limpieza y asepsia similar a las exigidas a otros tipos de establecimientos, ya sabemos que estos servicios se contratan entre particulares, pero no olvidemos a quien va dirigidos y a donde irán los inquilinos unos días después.


De forma indirecta sí afecta al servicio público, pues es de lógico pensar que la falta de diligencia en los arrendadores a la hora de poner unos pisos en alquiler en condiciones de mínima garantía anticovid y para un público que sí o sí va a hacer un uso de un espacio público y masivo como es el espacio universitario, si puede poner en peligro, en un primer paso, la estabilidad sanitaria de la Universidad, por tanto yo creo que sí se le debería exigir un protocolo. He intentado buscar y no he visto ninguna exigencia de las autoridades a este respecto, es por eso que hago esta llamada de atención.


Ahora qué, tampoco se están exigiendo en origen a los alumnos una PCR, algo que sí debería ser obligatorio, por lo que, difícilmente se puede hacer responsables de un posible brote al dueño del piso y así estamos.


Lo único que he visto es, la recomendación de que los contratos que se celebren este año tengan una clausula anticovid, de tal manera que, un nuevo confinamiento suponga la extinción del contrato. Ya sabemos de los múltiples problemas habidos este año con este tipo de alquileres, y sin ir muy lejos, con cierta “residencia” de esta ciudad. Los arrendadores no están muy por la labor. Veremos por dónde sale este asunto.