La Policía de Valladolid cerrará Las Moreras y La Rosaleda para impedir "cualquier intento" de celebración de las fiestas

La Policía de Valladolid cerrará Las Moreras y La Rosaleda para impedir "cualquier intento" de celebración de las fiestas

|

La Policía Municipal de Valladolid desplegará un dispositivo especial para impedir cualquier intento de celebración de las fiestas patronales de la ciudad, para lo que también se cerrarán la playa de Las Moreras y La Rosaleda, por lo que se vigilarán otras zonas donde pudieran producirse botellones.


La Policía, en un comunicado recogido por Europa Press, ha indicado que con motivo de la suspensión de la Feria y Fiestas de Valladolid en Honor a la Virgen de San Lorenzo, debido a la declaración de emergencia sanitaria por la COVID-19, y para evitar rebrotes del virus se va a establecer un dispositivo policial especial para impedir cualquier intento de celebración de las fiestas.


Como primera medida se va a proceder cierre del perímetro de la playa de Las Moreras y Rosaleda desde las 16.00 horas del 4 de septiembre hasta las 5.00 horas del día 14.


En concreto, quedará totalmente vallado y acordonado el acceso a la Playa de las Moreras y la zona de la Rosaleda, el tramo comprendido entre el Puente Mayor y el Puente de Isabel la Católica, para evitar el acceso a dicha zona, y se montará un servicio policial para evitar el acceso a dicha zona.


Además, en el paseo Marcelino Martín 'El Catarro' estará prohibido estacionar, del 4 al 14 de septiembre, en horario de 16.00 a 5.00 horas, y quedará prohibido el acceso a dicho paseo desde las 16.00 horas.


La Policía ha señalado que teniendo en cuenta que los posibles grupos de jóvenes con intención de realizar botellones tanto en la playa de Las Moreras como en la Rosaleda se dirigirán a otros puntos, se va a reforzar el servicio policial habitual para evitar la realización de estas prácticas en cualquier otro punto de la ciudad.


Las mismas fuentes han agregado que el despliegue policial en la ciudad será "muy estricto" a la hora de hacer cumplir las medidas sanitarias con respecto a la COVID-19, especialmente el distanciamiento social, grupos de no más de diez personas, así como el uso obligatorio de la mascarilla.