El PSOE de Valladolid se suma a las críticas de Puente sobre las medidas "arbitrarias" de la Junta
Manuel Escarda, secretario provincial del PSOE de Valladolid

El PSOE de Valladolid se suma a las críticas de Puente sobre las medidas "arbitrarias" de la Junta

​El Secretario Provincial, Manuel Escarda, cree que el gobierno autonómico “pretende cercenar la pretensión del ayuntamiento de Valladolid de dar un apoyo económico y un pequeño respiro a actividades como la Cultura y la Hostelería”
|

El Secretario General del PSOE en Valladolid, Manuel Escarda, manifiesta su queja por las últimas medidas tomadas por la Consejería de Sanidad frente al Covid—19.


Según Escarda, esta ola de transmisión comunitaria no ha sobrevenido por falta de asesoramiento. “El Comité de Expertos de la desescalada aconsejó, ya en abril, que se tomaran medidas firmes con un sistema de rastreo que incorporara 1 rastreador por cada 10 000 habitantes, así como 1 epidemiólogo por cada 50 000. Si miramos los datos del portal de transparencia de la Junta, vemos que aparentemente hay más rastreadores de los indicados por el Ministerio. La realidad es que hay 1 por cada centro de salud”, dice.


La Junta de Castilla y León apostó desde el inicio por un fortalecimiento de la Atención Primaria para atajar los efectos más perversos de la pandemia “pues bien, en estos momentos los centros de salud están saturados y desbordados; los profesionales, agotados y desincentivados”. 


En esta situación, la determinación tomada por la Junta de Castilla y León restringiendo el acceso a las actividades públicas culturales y deportivas organizadas por el ayuntamiento de Valladolid “llama la atención”, critica Escarda, y añade que “esta es una decisión fácil, no necesita gestión; lo deja en manos de los alcaldes y las fuerzas de seguridad”.


Por otro lado, el Secretario General del PSOE de Valladolid (y también Médico de Familia) considera “difícil que aparezca un brote en un contexto con estrictas medidas de seguridad, desinfección de manos, distancia social suficiente y sobradamente asegurada, y uso obligado de mascarillas en recintos como el Teatro Calderón o el Patio de la Feria de Valladolid, con un aforo muy reducido y vigilancia estrecha”. Por eso, denuncia Escarda, “a nuestras autoridades autonómicas parece no preocuparles los profesionales de la Cultura, ni los de la Hostelería. Sin duda se pretende cercenar la pretensión del ayuntamiento de Valladolid de dar un apoyo económico y un pequeño respiro a ese tipo de actividades”.


En un análisis de la situación sanitaria en la comunidad Castellano y leonesa, Manuel Escarda recuerda que la asistencia telemática continúa ejerciéndose de manera mayoritaria e insiste en que “la presencia del profesional es necesaria para una adecuada exploración del paciente, dando lugar a un diagnóstico apropiado. Hoy, hay retrasos diagnósticos en patologías oncológicas, complicaciones quirúrgicas, demoras en el seguimiento de enfermedades crónicas cardiovasculares o respiratorias, abandono de actividades preventivas”.


La sociedad castellano y leonesa necesita esperanza y confianza en un futuro mejor y nuestros dirigentes sanitarios no toman una apuesta clara con las decisiones coherentes por un sistema sanitario público eficaz y eficiente.