El asesinato de la zamorana Susana Acebes cumple 20 años y el delito prescribe sin resolverse

El asesinato de la zamorana Susana Acebes cumple 20 años y el delito prescribe sin resolverse

Hoy se cumplen 20 años del misterioso crimen ocurrido en su domicilio de la calle La Salud de la capital
|

El 16 de septiembre del año 2000 la zamorana Susana Acebes Carballés aparecía asesinada en su domicilio de la calle La Salud con 26 años. Un crimen que nunca se resolvió, pese a los intentos de su familia de reabrir el caso desde que fuera archivada en 2012. Ahora, el terrible suceso prescribe sin que se haya descubierto la identidad de la persona responsable y con muchas lagunas en torno al caso.


Ahora hace 20 años que su propia hermana, Estrella, la cual acudía a su domicilio tras estar 24 horas sin saber de ella, encontraba la escena del crimen. Susana dejaba un hijo de tan solo cinco años y a su familia destrozada. Aunque las investigaciones se centraron en la expareja de la joven, la falta de pruebas dejaba esta vía de investigación en punto muerto y tras más de 250 personas interrogadas, el caso quedaba sin resolver durante 19 años.


A finales del año pasado, Telecinco entrevistaba a la propia hermana y reconstruía el crimen con ella en la capital. Estrella critica que la policía "no hizo bien su trabajo" y asegura que "hay un asesino suelto por Zamora", mientras recorre los pasos del terrible suceso. También aparecía en este reportaje Jesús, exmarido de la joven asesinada, que pasó dos días detenido y que a cara descubierta se lamenta de este asesinato sin resolver. Y es que, en el propio escenario del crimen aparecieron "demasiadas pruebas", lo cual llevó a los investigadores a suponer que todo era falso y colocado ahí a posta.


Telecinco también contactaba con el que siempre fue el principal sospechoso del asesinato de Susana, Satur, que mantuvo una relación sentimental con la joven. Este aparece con el rostro oculto y bastante enfadado asegura que "no van a cargarle el muerto porque no he hecho nada". Tras dichas declaraciones, Estrella se mostraba visiblemente afectada por las declaraciones de Satur, y desvelaba en directo que el principal sospechoso tuvo el teléfono pinchado durante días y la policía interceptó una llamada donde este le relataba a su madre algunas pruebas, que "ni yo misma conocía", afirma la hermana de la víctima.


Estrella reitera que los investigadores fueron "muy dejados" con el terrible caso de su hermana, y a solo 15 días de que el delito prescriba se pregunta: "¿quién me paga a mi los errores que cometieron con mi hermana?".