Castilla y León pide finalmente más de 200 rastreadores militares puestos a disposición por el Gobierno

Castilla y León pide finalmente más de 200 rastreadores militares puestos a disposición por el Gobierno

|

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha avanzado este viernes que Castilla y León es una de las comunidades que han pedido ya los rastreadores militares puestos a disposición por el Gobierno. 


Lo ha hecho junto con Murcia, Cantabria y Melilla, aunque Garlicia y Madrid ya han hecho llegar también su intención de pedir efectivos de los 2.000 militares formados como rastreadores. 


En el caso de Castilla y León, responsables de la Administración regional, además de agradecer el ofrecimiento del Gobierno central, remitieron en la tarde de este jueves la solicitud de un total de 245 rastreadores del Ejército para la Comunidad, uno por cada 10.000 habitantes, que se distribuirán de forma proporcional entre las áreas de salud, según los casos declarados en los últimos siete días.


Defensa ha hecho llegar este viernes por la mañana a los gobiernos autonómicos una guía de actuación para que las comunidades que lo deseen pidan efectivos al Ministerio de Sanidad. Robles ha comparecido en rueda de prensa junto al titular de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión del comité de seguimiento del coronavirus.


La ministra ha agradecido a las comunidades autónomas que han pedido rastreadores que lo hayan hecho, porque, según ha dicho, el objetivo es la "colaboración institucional" sin "ninguna otra valoración". "No valoramos si se ha hecho bien, mal o regular, sino que queremos poner los medios para la lucha contra el virus", ha resumido.


Además, ha remarcado que Sanidad decidirá el envío de rastreadores conforme a criterios de urgencia y necesidad y que éstos estarán disponibles todo el tiempo que sea necesario.


El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, anunció este jueves que Castilla y León no descartaba el ofrecimiento aunque puntualizó que "no parece que vaya a ser de excesiva utilidad" ya que la comunidad contaba con más de 600 rastreadores y, según la población, le corresponderían otros 100. 


Aseguró que se quería estar seguro de cuál era la estrategia y de cómo integrarlos en los equipos de atención primaria. "No querríamos repetir el episodio del hospital de campaña sin médicos y sin camas", ha recordado en referencia al hospital de campaña levantado el Segovia sin ser utilizado por falta de personal.