El PP tropieza dos veces en el mismo error

El PP tropieza dos veces en el mismo error

|

Dejarse por el tortuoso camino de la política la dignidad, no solo como partido político sino que, también,  la dignidad de un amplio número de sus votantes, suele ser el santo y seña de una profunda debilidad ideológica o de un cambio de la misma, debilidad en el liderazgo y, por tanto falta de  estructura. Es que lo uno es inseparable de lo otro, arramblar a costa de todo ello con una cuota de poder e influencia ajena e inadecuada, créanme, la sociedad española no se puede permitir que se le vuelva a vender al mejor postor y, mucho menos, lo va a admitir la gran mayoría de los votantes del PP, conociendo como se conoce que reincide en el mismo error; de ser así poca diferencia tendrían con el PSOE de Sánchez.


Una vez más el bipartidismo vuelve a jugar a la política de mierda con el pueblo español trapicheando -como siempre han hecho- con los elementos propios de un estado democrático entre los que sobresale, la división entre los distintos poderes del estado, en este caso el legislativo y judicial y, por qué no decirlo también, con la necesaria separación entre el legislativo y el ejecutivo. ¿Acaso encuentran en esos acuerdos alguna diferencia? Son tal para cual.


¿Por qué el PP ha vuelto a darse de bruces en el mismo error? ese que le ha costado desde el año 2011, ostentar 182 escaños y casi 11 millones de votos, un gobierno con mayoría absolutísima nulo, desaprovechado para revertir errores evidentes y nos vamos hasta las elecciones de noviembre del 2019 con 82 escaños y algo así como 5 millones de votos y por medio otra mayoría absoluta desaprovechada para revertir aquellos errores no corregidos y los de zapatero, (una diferencia de 6 millones) a repartir entre la abstención, Vox y Ciudadanos.


Con la defenestración de Cayetana Álvarez de Toledo (no se sabe por qué cuota de poder en la elección del CGPJ o de influencia en la configuración de los presupuestos del estado) vuelve el PP a estamparse contra el mismo pedrusco y con el mismo pie, ayer era CIU como socio preferente, ya sabemos que significaba permitir el 3% porque, seamos claros, estos dos partidos Partido socialista obrero español y Partido popular, ya sea por activa o por pasiva han sido socios -cuando no- parte de los mayores desfalcos  económicos de este país. Y hoy, es aparentar ante el PSOE que se puede hacer política como la que hace el PSOE, justo a imagen y semejanza de Cuca Gamarra; es qué créanme, aún estoy analizando si realmente esa “alícuota” del CGPJ o acuerdos puntuales con el PSOE en unos presupuestos claramente restrictivos que va a conllevar pérdidas de derechos para una parte de la sociedad, es suficiente valor para dejarse la dignidad política y la de sus votantes por el camino, es que cualquiera ve que, de llegar a un acuerdo sobre lo uno y lo otro, va a suponer aceptar objetivos y propuestas políticas que van a dañar la imagen y credibilidad de ambos. Y sabiendo cómo es una parte del PSOE, troleros y trileros a partes iguales, engañabobos, quien más va a sufrir o soportar esa responsabilidad es el PP.


La verdad, no lo entiendo.


De Podemos no hablo, esos a cada día que pasa se van convirtiendo en la carabina de turno, pieza esencial del dueto gubernamental  que todo lo quiere controlar, y lo limita, al final -tan extraña pareja- PP/PSOE tratarán de darle esquinazo para volver a hacer manitas juntos; unos y otros saben que con podemos se les acaba el chollo, por que desaparece esa España a la que manosear, es que en este idilio imperfecto y desgraciadamente inacabado para España, desde el inicio de la democracia cada uno en su tiempo de gobierno se ha vendido al mejor postor, tuviesen o no mayoría absoluta.


Antes los números daban para que, sí tenían que depender de alguien, fuesen los nacionalistas, su apoyo. Ni siquiera por la cabeza se me pasaría en aquellos tiempos que en algún momento el PSOE se apoyaría en el bastón proetarra, el poder ya sabemos que corrompe y si no que se lo pregunten a CIU bueno, más bien a CDC, como dije antes, primer socio del PSOE en aquella época en la que los Pujol salieron indemnes del caso banca catalana. Después con el PP de Aznar en minoría parlamentaria, CIU exigió para llegar al acuerdo servirles -cual San Juan Bautista- la cabeza del líder del PP en Cataluña “Alejo Vidal Quadras” como hora han hecho con Cayetana.


Independientemente de desmentidos, memorias de Aznar 2012 y pocos desmentidos, blog de Alejo Vidal Quadras “prohibido pisar flores” 2011, lo que quedó claro es que ya conocían ambos la manía que tenía CIU de llevarse un 3% de todo, véase la frase contundente que el 29 de abril del 2014 Maragall lanzo en el Parlament a Mas, líder de un CIU postpujol que como quien lanza un guante retando al duelo en la cara del desafiado se la hizo cambiar de color y forma, vaya que sí se la hizo cambiar “ustedes tienen un problema y se llama 3%” boom!!!! Ahora visto en perspectiva se entiende todo.


Igual ese porcentaje del 3% para llegar al acuerdo Aznar Pujol fue el descabezamiento del líder que mayor triunfo a dado al PP en Cataluña, 17 escaños.


Observando cómo  se desgasta la democracia de este país por parte de ambos partidos, me gustaría saber ¿qué porcentaje del posible acuerdo PSOE/PP supone el descabezamiento de Cayetana Álvarez de Toledo. Tendremos que esperar 18 años para saberlo? Ya veremos, pero “el bicho” juega también su nefasto papel en las agendas políticas.


Rizando el rizo, no ha tardado mucho el gobierno en felicitar a Casado por la decisión tomada y algún congresista del partido socialista alabar a la nueva portavoz.


Y el Partido popular tropieza dos veces en el mismo error y no, parece que no son humanos son simplemente políticos.