GALERÍA | El nuevo parque Lazarillo de Tormes ya es una realidad tras su remodelación

GALERÍA | El nuevo parque Lazarillo de Tormes ya es una realidad tras su remodelación

|

GALERÍA DE IMÁGENES


El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y la concejala de Medio Ambiente, Miryam Rodríguez, han visitado en la mañana de este viernes las obras de remodeación del parque Lazarillo de Tormes, ya culminadas, y que forman parte de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) Tormes+.


García Carbayo ha destacado en la visita que se consigue así recobrar la vida en un parque "emblemático" que había quedado en desuso. De esta manera, tras la intervención, se integra en la estructura urbana y vida social del barrio, formando un eje verde con el parque de Chamberí, del Cañón y la nueva zona infantil y deportiva en la urbanización La Fuente. Además, supondrá un complemento de ocio a la futura Ciudad Deportiva que actualmente se construye en una parcela anexa.


Con una inversión de 152.375,25 euros, esta iniciativa supone también una mejora en la conexión entre los barrios de Tejares y Buenos Aires. Con el fin de acercar a los usuarios al parque, se ha acondicionado el acceso desde la Avenida Juan Pablo II, eliminando el anterior vallado para generar una estancia más atractiva. En todo el perímetro se ha colocado un vallado de madera para integrar la zona urbanizada anexa con la naturaleza, haciendo más visible el conjunto del parque.


En el interior del parque, se han reacondicionado todos los paseos con jabre granítico, cuya característica principal es la ausencia de barro una vez mojado, repasando los drenajes, pendientes y escorrentías para una mayor duración en el tiempo. Al mismo tiempo, mediante la instalación de una pasarela de madera se conecta la zona del parque con la futura Ciudad Deportiva. De este modo, se permite la movilidad peatonal y se habilita un espacio abierto para la práctica de hábitos saludables, adelantándose Salamanca al nuevo modelo de ciudad que se demanda a raíz de la pandemia de Covid-19.


A mayores, entre las mejoras introducidas en el Parque Lazarillo de Tormes está la renovación del merendero con la instalación de una veintena de bancos y bancadas en piedra natural repartidas por todo el parque, generando zonas estanciales entre el arbolado. Así como una nueva zona infantil en el espacio central, en madera de robinia sobre pavimento natural, acorde con el entorno medioambiental, y la decoración del perímetro de las piscinas municipales de Tejares con un mural con motivos naturales, similar al realizado recientemente en el Parque San Juan Bosco.


Por otro lado, a la entrada de la Avenida Juan Pablo II también se ha ejecutado la preinstalación para una nueva base del sistema de préstamo de bicicletas ‘SALenBICI’, que dada su proximidad a la Ciudad Deportiva será muy demandada cuando concluya su construcción. De esta manera, se fomentará la movilidad sostenible al conectar con el carril bici que unirá Tejares con Chamberí y, a su vez, con los corredores verdes junto a las riberas del río y el resto de la ciudad a través de las pasarelas sobre el Tormes. Además, establece un paseo-corredor entre Tejares y Buenos Aires.


Las actuaciones también incluyen la mejora del alumbrado público mediante la instalación de nuevas luminarias led, que permiten un consumo reducido y una baja contaminación lumínica, dentro de las políticas municipales de respeto al medio ambiente y la lucha contra el cambio climático. Y, para evitar vandalismos, se ha renovado el cableado con aluminio.


Apuesta por la biodiversidad


La regeneración del Parque Lazarillo de Tormes ha incluido labores de limpieza y desbroce y la reforestación de las zonas verdes con 165 árboles, utilizando especies frutales y vegetales autóctonas que permiten controlar las especies exóticas invasoras. Ejemplares como el peral, el manzano, el membrillo y la higuera, así como las arbustivas y aromáticas, generan un corredor verde natural acorde a las directrices de la Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde en Salamanca.


También se ha creado una nueva red de agua potable para la instalación de bocas de riego que permiten el correcto mantenimiento del arbolado y mejorado las obras de fábrica en el paso de los arroyos para evitar desbordamientos y aterramientos.


Finalmente, se ha creado un humedal artificial de 100 metros cuadrados, aproximadamente, que permite la generación de biodiversidad en la zona. Para ello se ha instalado una lámina impermeable con gravas, sustrato, rocas y plantas acuáticas (espadañas y juncos) disponiendo de bocas de riego que facilitan su mantenimiento anual. A mayores, se ha instalado una fuente con bebedero adaptado para perros y diez cajas nido con distintos calibres para aves.