Los negocios de Aranda de Duero alertan del daño económico irrecuperable si continúa el confinamiento

Los negocios de Aranda de Duero alertan del daño económico irrecuperable si continúa el confinamiento

|

La Asociación de Empresarios de Aranda y la Ribera, Asemar, y la Asociación de Comerciantes advierten del daño económico "irrecuperable" que va a sufrir la ciudad y del "inminente cierre" de numerosos negocios, de aprobarse la continuidad del confinamiento impuesto por la Junta de Castilla y León con las mismas restricciones que se han sufrido hasta ahora.


"Recordamos que ni en los peores momentos del estado de alarma se prohibió acceder a la ciudad para que la población de los municipios de la comarca se pudiera abastecer de productos de alimentación, frescos o perecederos, medicinas, o servicios como Correos, entre muchos otros", señalan a través de un comunicado remitido a Europa Press.


Así, consideran que "no es verdad" que se haya confinado a 32.000 personas, sino que se ha dejado desabastecida "a toda el área de influencia de esta localidad", una comarca con más de 60 municipios, la mayoría de los cuales tienen la población triplicada en estas fechas.


"Cuestionamos seriamente que el confinamiento esté siendo efectivo y que sirva para contener la expansión de positivos por COVID-19. Principalmente porque se han restringido las entradas y salidas a la ciudad, pero existe libre circulación en todo el resto de la comarca, y las dificultades de abastecimiento de las localidades pequeñas en su ciudad de referencia se han tenido que solucionar en otros pequeños municipios o en localidades más lejanas, lo cual estamos convencidos de que está provocando la expansión del virus", añaden.


Además, el empresariado local está preocupado porque algunos de los casos positivos que se están detectando fuera del ámbito laboral implican a trabajadores de las industrias del municipio, muchos de los cuales residen en diferentes pueblos de la Ribera, lo cual está ya afectando a las cadenas de producción.


"Sospechamos que la Junta no conoce exactamente la realidad y seriedad de los rebrotes que se han detectado y que están manejando datos de manera superficial para adoptar medidas demasiado estrictas", han puntualizado. "Por ello proponemos que se estudien y pongan en marcha otros procedimientos de contención del virus que no afecten de manera tan directa al tejido económico e industrial.


Para los empresarios, prolongar siete días más en las mismas condiciones que las actuales el confinamiento de Aranda continuará empeorando aún más una situación que, aseguran, ya es muy negativa, "pues numerosos comercios y establecimientos de restauración y hostelería se han visto obligados a cerrar temporalmente al no poder asumir todos los gastos que les supone permanecer abiertos sin clientela".


PÉRDIDAS COMERCIO


La Asociación de Comerciantes de Aranda calcula que el sector ha sufrido en esta semana de confinamiento una caída del 99% de las ventas y la Asociación de Hosteleros ratifica una disminución del 95% de las agendas, registrando numerosas cancelaciones, incluso para el mes de septiembre.


Desde ambos colectivos señalan que están viviendo una "grave situación difícil ya de remontar" para ambos sectores, y especialmente complicada para el comercio local, en crisis desde hace años y muy damnificado por el estado de alarma anterior.


La alarma social creada con el confinamiento impuesto por la Junta para este mes de agosto, "y que ni siquiera está avalado por datos concretos y fiables", ha supuesto ya la "puntilla".


"Desde ACOA queremos recordar que Aranda de Duero recibe a diario un tránsito de unas 3.000 personas de la comarca que ahora no pueden entrar a hacer sus compras, realizar gestiones o recibir servicios tan elementales como los sanitarios ya que se les ha prohibido hacerlo",l añaden.


Asimismo, resaltan desde la asociación que cada establecimiento comercial de la ciudad invirtió entre 200 y 500 euros como mínimo para ajustarse "minuciosamente" a la normativa higiénico sanitaria establecida por las autoridades y garantizar que ofrece un servicio seguro a sus clientes.