La obra de Delhy Tejero, inmortalizada para siempre en la cuesta de La Morana

La obra de Delhy Tejero, inmortalizada para siempre en la cuesta de La Morana

El Ayuntamiento de Zamora finaliza el mural en homenaje a la artista Delhy Tejero
|

El Ayuntamiento de Zamora ha finalizado la pintura mural en homenaje a la artista toresana Delhy Tejero dentro del 'Plan de Muralismo' diseñado por la Concejalía de Barrios y Participación Ciudadana. La obra se sitúa en la Cuesta de la Morana, en la ruta artística de la Zona Norte de la ciudad que incluye ya un total de seis obras. 


Esta última ha sido ejecutada sobre una pared enfoscada de cemento, de aproximadamente cuatro metros en su parte más ancha y nueve metros de altura. La iniciativa ha sido ejecutada por el artista Carlos Adeva, y pretende ser un homenaje de la ciudad de Zamora a la artista Delhy Tejero, pintora que estuvo muy vinculada con la cultura y las tradiciones zamoranas, siendo una de las mujeres vanguardistas de la pintura española del siglo XX. 


El mural consiste en la imagen de dos jóvenes alegoría de la música; una de ellas lee la partitura y la otra es la voz, representada con una hilera de pájaros. Los colores son muy característicos en la obra de Delhy, con formas geométricas y transparencias. Además, en su lenguaje artístico predomina el dibujo lineal, y sintetiza geométricamente las formas y las figuras en grandes planos que se recortan entre sí por las líneas precisas de sus volúmenes y, sobre todo, de sus siluetas. 


Delhy tejero mural zamora




Delhy Tejero mural zamora (3)




El contexto de la obra de arte presentada se remonta a 1956, cuando a Tejero se le encargó un mural para decorar la embocadura del escenario del paraninfo de la Universidad Laboral de Zamora. Realizó varios bocetos con diferentes técnicas, e incluso preparó los estarcidos a tamaño real para posteriormente ser trasladados al muro. La composición que diseñó trata sobre la representación teatral; tres escenas dentro de un mismo espacio escénico que es resuelto con gran brillantez bajo un sistema de perspectiva. La primera es la comedia del arte, con el Arlequín; la intermedia (fragmento elegido por Adeva y plasmado en el espacio de la Cuesta de la Morana) es el grupo de los cantores, donde se suma una hilera de pájaros trinando para imaginarnos el sonido que evoca. Y la última escena representa la tragedia con los personajes bien ataviados. Este trabajo nunca se llegó a realizar, pero gracias a esta nueva iniciativa Zamora vuelve a disfrutar de esta interpretación que ideó en su momento la artista toresana. El boceto ha sido facilitado por la familia de Delhy Tejero al artista ejecutor, y en las próximas semanas se añadirá una placa biográfica sobre la vida y obra de la artista toresana. 


Junto con esta y otras iniciativas artísticas que en breves serán presentadas, el Ayuntamiento pondrá a disposición de la ciudad, a partir de la segunda quincena de septiembre, una aplicación municipal a través de la cual poder visitar todas las obras de arte mural que ya están incluidas en el paisaje urbano de Zamora, tanto las promovidas por el Ayuntamiento como por particulares, así como una guía práctica que se ubicará en la Oficina Municipal de Turismo.