“Florito”: un mayoral de lujo para una plaza de lujo
Fotos: Natalia Calvo y Plaza1

“Florito”: un mayoral de lujo para una plaza de lujo

|

GALERÍA DE IMÁGENES


Sus “actuaciones” en Las Ventas son memorables, y recibe más aplausos que todos los toreros juntos en San Isidro. Manolo Chopera lo fichó hace 34 años y le bautizó con el apelativo que lo ha hecho popular.


Florentino Fernández Castillo, más conocido por “Florito”, es el mayoral de la plaza de toros de Las Ventas desde los años 80. Concretamente desde 1986, época en la que Manolo Chopera administraba el coso más importante del mundo. Y desde entonces Floro, como lo nombran sus compañeros de trabajo, ha permanecido fiel a todos los empresarios que han desfilado por el coso de la calle de Alcalá.


Decir “Florito” en el mundo del toro es hablar del mejor adiestrador de cabestros que existe en la actualidad.


Nacido en Talavera de la Reina, pronto aprendió el oficio ya que su padre era el conserje de la plaza toledana. En la entrevista que le hacíamos para Grana y Oro nos decía: “El primer contacto con el toro bravo lo tuve desde bien pequeño. En Talavera siempre había toros de sobreros y yo, junto a mi madre, me encargaba de meterlos en el embarcadero para subirlos al camión. Tenía siete u ocho años».


“Florito”, además, es el veedor oficial del coso venteño, y por lo tanto visita numerosas ganaderías al cabo del año para ir reconociendo y apalabrando toros y novillos cada temporada. En la ganadería de Eladio y Sergio Vegas fue donde saludamos a este veterano adiestrador que de joven fue novillero.


El veterano mayoral llegó a “El Refugio” de los Vegas para apalabrar una novillada -con inmenso trapío-, que iba a ser lidiada en Las Ventas el pasado mes de abril, pero la pandemia rompió todos los planes. No obstante, “Florito” ha dado su palabra para la próxima temporada para alivio y satisfacción de los ganaderos.


Lidiar en Madrid no es fácil por las exigencias de la plaza. Ojalá y veamos tomar antigüedad al hierro de la E y la V. Los animales presentan un aspecto magnífico y un trapío de lo que exige Madrid, Pamplona, Bilbao, etc.

"Un buey es para arrastrar y tirar de carros o labranzas, un cabestro es un animal adiestrado que sirve para acompañar a los toros y manejarlos”. Palabras sabias de un sabio del toro.


No quiere protagonismo en el desarrollo de su trabajo, pero es obvio que la plaza estalla en aplausos cuando el toro entra en toriles acompañado de los cabestros, a los que dirige con la palabra o con silbidos concretos, y a veces con una simple vara que maneja con destreza.


“Florito” nos pareció un hombre tímido y poco hablador, pero las palabras que soltó durante el almuerzo llevaban tino y certeza (no reproducibles). Luego lo corroboraría en la entrevista que le hicimos para el programa Grana y Oro que se emitió la pasada semana.


En definitiva, un hombre de campo, sabio del toro, callado para pasar inadvertido, que mira con fijeza y atención a todo lo que le rodea y que domina al toro y al cabestro. Casi nada. Enhorabuena, Floro.