¿Cómo y quién decidió la marcha de España del Rey Juan Carlos?
El rey emérito Juan Carlos I

¿Cómo y quién decidió la marcha de España del Rey Juan Carlos?

La decisión no se hizo pública, por deseo de Los Reyes, hasta que terminaron la gira que les ha llevado a recorrer las diferentes Comunidades Autónomas a lo largo del último mes
|

Mucho se ha hablado del abandono de España del Rey Juan Carlos durante los últimos dos días, pero todavía quedan muchas incógnitas por responder acerca de esta histórica decisión que ya está marcando la historia de nuestro país. De momento, sabemos que el monarca ha asegurado a sus cercanos que no se trata de un exilio ni mucho menos de una huída definitiva, sino algo temporal. El emérito no se ve fuera de España, que es donde se siente más a gusto, y sus planes pasarían por volver cuando el ruído mediático y la indignación por sus últimos escándalos financieros hubiesen cesado.


Por otra parte, seguimos sin saber el paradero de Don Juan Carlos. Se barajan numerosas hipótesis, aunque según diversas fuentes, el Rey abandonó el Palacio de la Zarzuela el pasado domingo para poner rumbo a su Sanxenxo querido. En Pontevedra, el monarca habría reunido a sus compañeros de vela del "Bribón" para compartir una distendida cena de despedida. Al parecer, el marido de la Reina Sofía habría sido el más animado durante la velada, en la que habría confesado a sus íntimos que se marchaba de España, pero no habría desvelado su destino.


Después de dormir en casa de su gran amigo Pedro Campos, el lunes el Rey habría cruzado la frontera con Portugal a primera hora de la mañana. Ahí se pierde el rastro del padre de Felipe VI, aunque lo más probable es que se encuentre en La Romana, República Dominicana, con la familia Fanjul, que le habría acogido con los brazos abiertos, ofreciéndole una de sus paradisíacas mansiones.


Lo que sí se ha sabido, por fin, es cómo se gestó el abandono de España de Don Juan Carlos. Después de varias reuniones a tres bandas entre el Gobierno, el Rey Felipe VI y la Casa de Don Juan Carlos, y ante la falta de una solución que contentase a todos y que minimizase el daño a la monarquía, hubo una reunión clave. Y es que padre e hijo se reunieron directamente y, después de una larga conversación, se habría tomado la decisión. El emérito se negaba a perder su título vitalicio de Rey y quería restaurar su dañada imagen pública. Don Felipe, pretendía acabar con los escándalos en torno a la Familia Real y que su padre aceptase voluntariamente un doloroso "exilio" y no fuese una imposición.


La decisión no se hizo pública, por deseo de Los Reyes, hasta que terminaron la gira que les ha llevado a recorrer las diferentes Comunidades Autónomas a lo largo del último mes. Una vez llegado este histórico acuerdo entre padre e hijo, que marca un antes y un después en la monarquía de nuestro país, Don Juan Carlos abandonaba la que ha sido su residencia durante los últimos 58 años, el Palacio de la Zarzuela.


Ahora, surge otra nueva incógnita. ¿Dónde vivirá y como mantendrá su nivel de vida si se le ha retirado su asignación anual de 200.000 euros? Según diversas fuentes, el emérito tirará de ahorros y contará con la generosa ayuda de sus íntimos amigos, que en estos duros momentos, se han mantenido a su lado.