Desamortización Montero vía Montoro

Desamortización Montero vía Montoro

|

El voto de calidad del presidente de la FEMP el Socialista Abel Caballero tras un empate ha permitido que el deseo, el anhelo primario del Ministerio de Montero, como es quedarse con el dinero de los ayuntamientos, se haya producido.


Que Montero vía Montoro se haya agenciado el remanente de tesorería de los ayuntamientos de esta nación es más o menos una especie de “desamortización” al uso y al fin; aunque aseguren y perjuren que se devolverá en diez años, seguro que no serán los socialistas los encargados de hacerlo y es que siempre ha ocurrido así.


Expropiación forzosa sin encubrimiento, bueno si, la ha encubierto Abel Caballero (poderoso don dinero) no se le ocurre otra forma de justificar su felonía para el conjunto de municipios, “que el hecho de que te quiten tus ahorrosles va a venir muy bien a los Ayuntamientos, pues les beneficia transversalmente”.


¡Vamos, dicho llanamente, los va a partir por la mitad!


Ya me puede aclarar Don Abel, cómo y en qué beneficia que muchos ayuntamientos no puedan prestar mejores servicios a sus habitantes por falta de liquidez, el siguiente paso que va a ser ¿permitir un techo de endeudamiento? herramienta preferida de todos los gobiernos socialistas.


Aunque esto que se ha aprobado en la FEMP no es una desamortización como las que ocurrieron en los siglos XVIII, como decía al principio, lo es por el uso y el fin. El objetivo de la misma si lo es, capitalizar al estado con unos bienes infrautilizados, y que como las ocasiones anteriores salen de bienes  que se encontraban en unas manos poco menos que muertas (al igual que ocurría en la desamortización de Mendizábal que se hizo sobre bienes donados a manos muertas, la iglesia y ordenes católicas) aquí nos encontramos con un  capital acumulado fruto, no de donaciones más o menos realizadas en libertad, sino de obligados impuestos gestionados por alcaldes no muertos, sino ineficaces e inútiles.


El dinero acumulado por obligación o devoción al partido y a Montoro y su Ley supone todo el remanente de tesorería de los ayuntamientos del que hay dudas que sean 15 o 34.000 millones de € en capital en cash, pues el remanente de tesorería, debemos recordar, que se componen de capital y de obligaciones no cobradas, impuestos no cobrados subvenciones no recibidas etc... Al final siempre paga el mismo, la ineficacia de esta mega administración del estado salvada, una vez más, por el bolsillo de los contribuyentes.


A ver si de una vez nos ponemos las pilas y dejamos de vender el superávit como un triunfo, cuando es un fracaso de gestión, pues no es otra cosa que impuestos que han salido de los bolsillos de los contribuyentes y que al final no han cumplido con el fin convenido: la prestación de servicios municipales y modernización de las infraestructuras del municipio.


Los próximos presupuestos deben ser lo que se llama presupuestos 0 es decir, al inicio de cada año el presupuesto tiene que representar una inversión completa en bienes y servicios. Que no se gasta pues se devuelve a los contribuyentes para que sean ellos quienes lo tengan y revitalicen el consumo.


Aprenderá la derecha de este país que el dinero de la administración hay que utilizarlo con respeto, pero con eficacia.