La calle San Diego ya luce su nueva cara
Imagen: Ayuntamiento de Valladolid

La calle San Diego ya luce su nueva cara

Se trata de una actuación aprobada en Presupuestos Participativos 2019 que ha permitido la ampliación de aceras y a la que se ha sumado la renovación de la red de saneamiento y abastecimiento. La intervención también ha supuesto la reubicación o mejora de 3 de los pasos de peatones existentes, así como la creación de uno nuevo en calle San Ignacio c/v calle San Diego
|

La Concejalía de Movilidad y Espacio Urbano, a través del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, ha concluido la obra de reurbanización de la calle San Diego, cuya actuación fue aprobada por la ciudadanía en los Presupuestos Participativos 2019.


La obra arrancó en el cruce con la calle San Quirce, para la renovación del cruce de abastecimiento con cargo a Aquavall y el arranque del colector. La necesidad de renovar la red de saneamiento por parte de Aquavall ha implicado asimismo la renovación completa de la calzada, que inicialmente no parecía necesaria.


El presupuesto inicial para la reurbanización de la calle San Diego era de 37.800 euros, según valoración de los presupuestos participativos, y se refería únicamente al ensanche de aceras que era lo solicitado. Tras las necesidades de Aquavall de renovar la red de saneamiento y abastecimiento, la inversión en reurbanización ha superado los 51.000 €.


En cuanto a las redes, se ha renovado la tubería de abastecimiento de 300 mm. de diámetro entre la c/ San Quirce y la Pza. de las Brígidas, y la red de saneamiento de 400 mm. no solo en dicha longitud sino también en todo el lateral de la plaza hasta el otro tramo más estrecho de San Diego, urbanizado ya hace años, con la correspondiente restitución de la calzada. Con todo ello, la inversión con cargo a Aquavall ha superado los 93.000 euros.


Las nuevas aceras, de 2,58 m. de anchura, prácticamente el doble que las anteriores (que no cumplían por lo tanto la normativa de accesibilidad) se han pavimentado con loseta granítica granallada de 20 x 20 x 4 cm. sobre solera de hormigón y encintadas con bordillos de granito.


Por otra parte, se ha aprovechado para mejorar e incrementar los pasos de peatones de la zona. Por un lado, se han rehecho por completo y reubicado los dos de la propia calle San Diego. De ellos, el de San Diego c/v San Quirce ya existía, mientras que el de calle San Diego c/v Pza de las Brígidas tenía los rebajes pero no estaba señalizado. En cambio, el de Pza de las Brígidas c/v calle San Diego (que existía) se ha rehecho solamente del lado de la obra, mientras que en el de calle San Ignacio c/v San Diego, que no existe, se han ejecutado ambos rebajes.


En resumen, existían dos pasos de peatones señalizados y con rebajes más otro solo con rebajes pero en malas condiciones de accesibilidad, y han pasado a ser cuatro pasos de peatones completos cumpliendo los criterios de accesibilidad.