El pueblo más antiguo de España ya tiene Internet

El pueblo más antiguo de España ya tiene Internet

El operador Adamo aterriza en la localidad palentina de Brañosera.
|

El municipio más antiguo de España ya tiene la fibra óptica más rápida del mercado. Es decir, que Adamo aterriza en la localidad palentina de Brañosera. Además, el operador llega con el servicio habitual: trayendo consigo los 1.000 Mbps de velocidad de conexión a Internet.


Para ello, la empresa cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Brañosera, en el que se lleva muy a gala ser considerada por el Congreso de los Diputados como la primera organización entre pobladores de España. Su carta puebla fechada en el año 824 da fe de que es el pueblo más antiguo del país.

Brañosera, a 1.200 metros de altitud

Además, en su filosofía de no dejar a nadie atrás, la compañía va a conseguir romper la brecha digital que sufrían los habitantes de la localidad y ser la primera en dotar de conexión a sus vecinos. Ello a pesar de que el despliegue de red no resulta sencillo en un pueblo que se sitúa a 1.200 metros de altitud. En concreto, 190 unidades inmobiliarias de la localidad podrán contar con la conexión a Internet de 1.000 Mbps.

Las mismas oportunidades para el ámbito rural

Con todo, la empresa de telecomunicaciones continúa con su apoyo a la conectividad en las zonas rurales. En ese sentido, el compromiso de Adamo es claro: llevar la fibra óptica a entornos históricamente olvidados, a cada rincón del país. De ahí que la compañía se haya convertido en el operador de referencia en la España rural, ofreciendo servicio en los pueblos con menos habitantes, como es el caso de Brañosera, que cuenta con menos de 300 pobladores.

De esta manera, el operador colabora con el desarrollo y la estabilización de la población rural, favoreciendo así la competitividad de aquellas zonas que han ido perdiendo población para volver a convertirlas en una opción atractiva para vivir.


Inversiones por valor de 250 millones

Para llevar la fibra óptica a todos los rincones del país, Adamo está completando un ambicioso plan de expansión que alcanza los 250 millones de euros. Con el foco puesto en las zonas rurales, la previsión de la empresa es llegar a dar servicio a 1,5 millones de familias antes de que acabe 2020. 

Hasta 25.000 hogares más conectados al mes en tiempos del coronavirus

Además, la crisis desatada por la Covid-19 no detiene el desarrollo de Adamo, que, a pesar de la coyuntura, sigue engrosando su cartera de clientes.En concreto, la 'teleco' es capaz de sumar cada mes hasta 25.000 hogares al más del millón que ya mantiene con servicio.  

Adamo Fiberhood

Con el objetivo, precisamente, de dotar de fibra óptica de alta velocidad a las zonas más apartadas, la compañía dispone de una innovadora herramienta: Adamo Fiberhood. Se trata de un sistema mediante el cual, sólo con la petición conjunta de 30 vecinos a través de una sencilla web, es suficiente para que la empresa despliegue la fibra óptica en su municipio. De este modo, Fiberhood se sitúa como uno de los instrumentos clave que permite a Adamo llegar a lugares a los que otros operadores no llegan.

Sobre Adamo:

Adamo, con sede en Barcelona, es un operador de vocación nacional, pero con un enfoque de negocio regional y local. Presente en el mercado español desde 2007, la compañía da prioridad a las áreas rurales y a las nuevas zonas urbanas con una alta densidad de población proporcionando la fibra óptica más rápida del mercado (1.000 Mbps). EQT, que representa el 80% de Adamo, respalda su actual plan de expansión, potenciado recientemente con 250 millones de euros. Gracias a contar con infraestructura propia, además de Internet, proporciona a los clientes telefonía fija y móvil, así como servicios para el mercado empresarial y mayorista.