Desmantelada una red con 29 detenidos en Salamanca, Burgos y otras provincias por 'estafa nigeriana' de forma online
Un guardia civil enla operación en la que se ha desmantelado una red dedicada a la estafa nigeriana de venta online - GUARDIA CIVIL

Desmantelada una red con 29 detenidos en Salamanca, Burgos y otras provincias por 'estafa nigeriana' de forma online

|

La Guardia Civil ha desmantelado una red de estafadores de la compraventa online con 29 detenidos en Salamanca, Burgos y otras provincias, acusados de ser los autores de un delito continuado de estafa, delito de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. La red utilizaba 'mulas' repartidas por toda la geografía española y luego invertía las ganancias en Nigeria.


Los falsos compradores utilizaban el conocido método de la 'estafa nigeriana' por el que lograban la confianza del vendedor para que éste les enviara el producto que tenía en venta. Para ello le remitían justificantes falsos de pago, utilizando plataformas de pago fraudulentas, con aspecto muy similar a las reales.


Para no levantar sospechas, también hacían llegar falsos documentos de identificación al comprador, y siempre aceptaban el precio del productor sin negociar.


Esta organización delictiva desmantelada en la operación Imopail contaba con una red de "mulas" informáticas distribuidas por todo el territorio nacional. De hecho, aunque la operación ha estado dirigida desde las Comandancias de Vizcaya y A Coruña, la investigación ha necesitado la colaboración de los equipos de diez provincias más.


En concreto, las detenciones han tenido lugar en las provincias de La Coruña, Vizcaya, Salamanca, Barcelona, Almería, Islas Baleares, Asturias, Burgos, Badajoz, Ciudad Real, Madrid y Cádiz.


En octubre de 2018 se inició la investigación tras una denuncia presentada por un vecino de Sada (A Coruña), en la que el denunciante manifestó que se apoderaron ilícitamente de un teléfono móvil que tenía a la venta por internet.


Con esta primera detención del autor, los investigadores pudieron identificar a todos los miembros del nivel más bajo de la estructura, la "mulas" informáticas que se organizan en pequeños clanes familiares o de amigos.


Ellos son los destinatarios que reciben la mercancía de los vendedores y que, en cuanto la tienen en su poder, revenden en tiendas físicas de compraventa de segunda mano.


El beneficio obtenido debían repartirlo con su contacto del escalón superior, enviándole la parte de éste por empresas de servicios financieros. La Guardia Civil ha identificado a 18 de estas "mulas" económicas, y que residían en la ciudad de Ibadán (Nigeria).