Castilla y León pide a Bruselas nombrar Soria como "zona más desfavorecida" por la situación demográfica

Castilla y León pide a Bruselas nombrar Soria como "zona más desfavorecida" por la situación demográfica

|

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo; la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Maria Teresa Pérez, y el vicepresidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Jose Luis Martínez, han trasladado al director general de la Competencia de la Comisión Europea, Carles Esteva, la "necesidad" de designar a las provincias de Cuenca, Soria y Teruel como "zonas más desfavorecidas" por su baja densidad de población y analizar las compensaciones a las actividades económicas para ellas.


La reunión, que se ha celebrado por videoconferencia, ha continuado con los objetivos establecidos por los presidentes de las comunidades autónomas de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco; Aragón, Javier Lambán, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en la reunión celebrada en Soria el pasado viernes 3 de julio, en la que se acordó una estrategia conjunta de los tres gobiernos para trasladar a la Comisión Europea la necesidad de modificar el Mapa Español de Ayudas Regionales.


Esta iniciativa permitiría designar a las provincias de Soria, Teruel y Cuenca como zonas con muy baja densidad de población y de este modo optar a ayudas de compensación a las actividades económicas en cada provincia.


Según ha informado la Junta de Castilla y León, durante la reunión celebrada este martes, los responsables autonómicos han trasladado al director general de la Competencia la necesidad de designar estas tres provincias como "zonas más desfavorecidas", debido a su situación demográfica, en el próximo mapa de ayudas regionales, a fin de que puedan disfrutar del régimen especial de ayudas de compensación a las actividades económicas.


Así, el Gobierno de España podrá aplicar deducciones fiscales o en las cuotas de seguridad social a las empresas de estas zonas. Las empresas establecidas en las provincias de Cuenca, Soria y Teruel, que cuentan con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, se enfrentan a dificultades específicas que es necesario reconocer mediante su identificación como zonas más desfavorecidas en términos de desarrollo económico en el mapa de ayudas regionales que el Gobierno español ha de notificar a la Comisión para su entrada en vigor el 1 de enero de 2021.


Además, la Junta ha recordado que la crisis sanitaria "va a ahondar en los desequilibrios territoriales", haciendo que "se reduzca aún más su tejido industrial", lo que "alimentará su despoblamiento". Por todo ello, su situación "solo podrá revertirse mediante el establecimiento de regímenes de ayudas con finalidad regional en las condiciones que se aplican en las zonas designadas como de 'muy baja densidad de población'".


En el encuentro de Soria, los tres gobiernos autonómicos firmaron un acuerdo en el que se solicita al Gobierno de España que dirija la notificación oportuna a la Comisión Europea para que se modifique el Mapa Español de Ayudas Regionales aplicable al actual periodo de programación y al periodo 2021-2027, de tal manera que las provincias de Teruel, Soria y Cuenca reciban la consideración de zonas con muy baja densidad de población y de este modo, permitan aplicarles el régimen especial de ayudas de compensación a las actividades económicas aprobado para determinados países nórdicos.


Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha han trabajando durante los últimos años y consensuado planteamientos dirigidos a paliar las desigualdades generadas en sus territorios ante los índices de envejecimiento, despoblación y dispersión, reclamando que la financiación autonómica se base en el principio constitucional de igualdad entre todos los ciudadanos.


También colaboran activamente en los debates del Foro de Regiones con Desafíos Demográficos, en las distintas Conferencias Sectoriales, en el Grupo Institucional para la elaboración de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico y en el Comité europeo de las Regiones, con el objetivo común de reducir las desigualdades derivadas de los desafíos demográficos y mantener su cohesión económica, social y territorial.