El alcalde de Miranda do Douro atribuye el éxito portugués en la crisis del COVID a la unión institucional: "Cuando vimos que llegaba frenamos a fondo"

El alcalde de Miranda do Douro atribuye el éxito portugués en la crisis del COVID a la unión institucional: "Cuando vimos que llegaba frenamos a fondo"

|

Dicen que las comparaciones son odiosas. Pero en lo que a gestión de la crisis sanitaria del COVID-19 se refiere a España no le queda más remedio que mirarse en el espejo de la vecina Portugal. Frente a los casi 47 millones de habitantes de España, nuestros vecinos lusos son poco más de 10, pero frente a los 256.000 casos positivos de coronavirus y más de 28.000 fallecidos, Portugal lamenta algo más de 46.000 confirmados y 1.662 fallecidos. Todo un abismo entre dos países rayanos que comparten una extensísima y permeable frontera de más de 1.214 kilómetros, la más larga de Europa.


Las cifras de mortalidad y contagio de Portugal, aún dentro de la tragedia son envidiables. ¿Por qué? ¿Qué hicieron ellos que no hicimos nosotros? En el día de hoy se ha celebrado en la capital zamorana la Comisión Ejecutiva y Comisión General de la Asociación Ibérica de Municipios Ribereños del Duero, que reúne a más de una treintena de pueblos de La Raya. Allí hemos aprovechado para preguntar a los alcaldes lusos (presidentes de cámaras municipales) el secreto de su éxito en la lucha contra el coronavirus.


Uno de ellos es Artur Nunes, regidor de Miranda do Douro, el municipio portugués más cercano a Zamora, cuya frontera hace ya muchos años desapareció del mapa y el COVID-19 obligó a resucitarla en un intento de atrapar con un puesto fronterizo al asesino invisible. "El éxito ha sido la implicación de las instituciones públicas y privadas, la gente se ha implicado mucho", asegura sin dudarlo, "había instituciones que no se hablaban unas con otras por competencia y gestión del territorio, y con el covid todos nos hemos unido, lo que ha fortalecido la capacidad de intervención en cada pueblo, en cada concejo, en cada territorio. Creo que ha sido el éxito de ir controlando y concienciando a la gente, porque han visto que hay instituciones que están cerca y se preocupan por ellos, y que no están uno tirando uno para un lado y otro para otro. Y esto ha dado resultados".


"Lo más importante ha sido arremangarse y trabajar, pero la parte insittuiconal ha sido muy importante, todos nos hemos implicado con el problema", insiste. Y es que Nunes reconoce que "primero la gente desconfiaba, de si había o no había coronavirus... y cuando vimos que llegaba, hemos frentado a fondo para tomar decisiones concretas y asumir nuestra responsabilidad".


En Portugal también se enfrentan a la escasez de mascarillas, asume el presidente de la cámara municipal de Miranda do Douro, por lo que la cuestión "era confinar, que la gente se quedara en casa, y eses ha sido el éxito, que se ha respetado muchísimo las indicaciones de la dirección general de salud, por miedo y por la información preocupante que llegaba".


A fecha de hoy, Portugal, al igual que España, batalla por recuperar esa 'nueva normalidad', una extraña forma de llegar a la rutina y de recuperar los vínculos con los vecinos españoles, como esta primera reunión tras muchos meses en los que a uno y otro lado de la Raya se trabaja para hacer un frente común que revitalice la frontera hispano lusa a orillas del Duero, a través de mejores comunicaciones, iniciativas y proyectos en común.