Castilla y León tiene una de las tasas más bajas de víctimas de violencia de género, 9,9 por 10.000 mujeres

Castilla y León tiene una de las tasas más bajas de víctimas de violencia de género, 9,9 por 10.000 mujeres

|

Castilla y León registró, junto con Extremadura, una de las tasas más baja de víctimas de violencia de género en el primer trimestre del año, 9,9 por cada 10.000 mujeres, sólo por encima de Aragón (8,9) y Galicia (9,8), según los datos del Observatorio que elabora el Consejo General del Poder Judicial y que se ha hecho público este lunes.


En concreto, la tasa más alta de víctimas la presenta Islas Baleares, con 20,3 víctimas por cada 10.000 mujeres. También por encima de la media nacional se sitúan Murcia (19,8), Canarias (18,5), Andalucía (15,9), Madrid (15,5) y Cantabria (15,2), mientras que los territorios con una ratio más baja han sido Aragón (8,9), Galicia (9,8) y Extremadura y Castilla y León, ambas con 9,9.


Así, se presentaron 1.207 denuncias en la Comunidad, con 126 casos en los que la víctima se acogió a la dispensa para no declarar como testigo --lo que supone una ratio del 10,4 para estos casos--.


Durante el primero trimestre del año, en Castilla y León se incoaron 359 órdenes y medidas de protección --todas ellas admitidas a trámite--, de las que un 79 por ciento (283) fueron resultas favorablemente y el 21 por ciento restante (76), fueron denegadas. La ratio de órdenes aplicadas en función del número de víctimas se situó en la Comunidad en el 29,7 por ciento, tres puntos y medio por encima de la media nacional.


A nivel nacional, el número de denuncias ha disminuido un diez por ciento, marcado por la situación de alerta sanitaria. Puestas en relación con los datos del primer trimestre de 2019, las cifras de estos tres primeros meses del año ponen de manifiesto que también se redujeron, en un 2,8 por ciento, el número de órdenes de protección solicitadas ante los juzgados de violencia sobre la mujer y ante los juzgados de guardia.


Sin embargo, se ha apreciado un aumento del 2,21 por ciento en las que fueron acordadas por los órganos judiciales, que representan el 71,68 por ciento del total de las solicitadas en el trimestre.


En cuanto a las sentencias, entre enero y marzo los juzgados de violencia sobre la mujer, los juzgados de lo penal y las audiencias provinciales dictaron un total de 11.515.


Pese a la disminución en un 12,67 por ciento del número de sentencias, el porcentaje de resoluciones condenatorias ha sido del 70,13 por ciento, un punto y medio más alto que en el primer trimestre del año pasado, que fue del 68,58 por ciento, y muy próximo al 70,54 por ciento del conjunto de 2019, que marcó un máximo histórico, según los datos del Observatorio.


Dos de cada tres denuncias (70,82 por ciento) fueron presentadas por la víctima, bien directamente en el juzgado (1.094, 3,2 por ciento) bien en comisaría (24.534, 67,8 por ciento), una proporción que se viene manteniendo estable cada trimestre. Los familiares de la víctima presentaron 612 denuncias, lo que equivale al 1,69 por ciento del total.


Si bien sigue siendo una cifra baja, ha experimentado un leve aumento respecto al mismo trimestre de 2019, en el que las denuncias interpuestas por el entorno de la víctima representaban el 1,59 por ciento del total.


DESCIENDE EL NÚMERO DE VÍCTIMAS
En el periodo analizado, el número total de víctimas fue de 34.837, un 9,8 por ciento menos que en el mismo trimestre del año pasado. La tasa de víctimas de la violencia de género en toda España fue de 14,4 por cada 10.000 mujeres, mientras que hace un año fue de 16,11.


Las mujeres víctimas de la violencia machista que se acogieron a la dispensa de la obligación de declarar fueron 3.723 (10,69 por ciento del total), una cantidad muy similar a la del primer trimestre de 2019, en el que fueron 3.759 y representaron el 9,73 por ciento del número total de víctimas.


De ellas, 2.319 eran españolas (9,97 por ciento del total de víctimas españolas registradas entre enero y marzo de 2020) y 1.404 (12,12 por ciento del total de víctimas extranjeras) tenían otra nacionalidad.


Siguiendo la tendencia de este primer trimestre del año, las órdenes de protección tramitadas por los órganos judiciales también han experimentado un descenso. El número total de órdenes de protección solicitadas ante los juzgados de violencia sobre la mujer y los juzgados de guardia ha ascendido a 10.611, 311 menos que en el primer trimestre de 2019 o, expresado en términos porcentuales, un 2,8 por ciento menos.


Sin embargo, las órdenes de protección acordadas sumaron 7.607, cifra que representa el 71,68 por ciento del total. En el periodo analizado se adoptaron un 2,21 por ciento más de órdenes de protección que hace un año.


Los juzgados de violencia sobre la mujer acordaron 6.453 órdenes de protección, un 70,7 por ciento de las 9.121 que les fueron solicitadas. Por su parte, los juzgados de guardia recibieron 1.490 solicitudes y acordaron 1.154 órdenes de protección (el 77,44 por ciento).


En el 52 por ciento de los casos, la víctima mantenía una relación afectiva con el agresor (su cónyuge o pareja) en el momento de solicitar la orden de protección.


Los juzgados adoptaron también un total de 18.952 medidas civiles y penales de protección de las víctimas (mujeres y menores) derivadas de las órdenes de protección y de otras medidas cautelares.


De las 15.215 acordadas en el ámbito penal, el 71 por ciento (10.862) derivaban de la orden de protección mientras que el 29 por ciento restante (4.353) se acordaron como medidas cautelares.


ÓRDENES DE ALEJAMIENTO
Las medidas penales más frecuentes han sido las órdenes de alejamiento (5.904) y las prohibiciones de comunicación (5.586), que representan, respectivamente, el 76,04 y el 63,43 por ciento de las medidas adoptadas por los juzgados de violencia sobre la mujer.


Las medidas civiles acordadas sumaron 3.737, de las cuales 3.557 (el 95 por ciento) se acordaron en el ámbito de la orden de protección y las 180 restantes (el cinco por ciento), como medidas cautelares.


El 19,28 por ciento del total de medidas civiles adoptadas estaban relacionadas con la prestación de alimentos y el 16,05 por ciento, con la atribución de la vivienda, mientras que el 3,44 por ciento supusieron la suspensión del régimen de visitas y el 3,36 por ciento, la suspensión de la guarda y custodia.


Los juzgados de violencia sobre la mujer acordaron durante el trimestre 28 medidas específicas de protección del menor para evitar un peligro o perjuicio, un 41,6 por ciento menos que hace un año.


Siete de cada diez sentencias dictadas terminaron en condena al maltratador El porcentaje de sentencias condenatorias se ha mantenido en el 70,13 por ciento, un nivel muy próximo al del conjunto de 2019, que con un 70,54 por ciento alcanzó un máximo histórico. Respecto a hace un año, la proporción ha aumentado un 1,55 por ciento.


Los datos aportados por todos los órganos judiciales al Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género indican que el total de sentencias dictadas por juzgados de violencia sobre la mujer, juzgados de lo penal y audiencias provinciales fueron 11.515, de las cuales 8.075 fueron condenatorias y 3.440, absolutorias.


El mayor porcentaje de condenas a maltratadores se produjo en los juzgados de violencia sobre la mujer, con un 87,26 por ciento del total de las dictadas (casi un punto porcentual más que en el primer trimestre de 2019); el 73,97 por ciento de las dictadas por las audiencias provinciales (un 8,55 menos que hace un año) también fueron condenatorias. El porcentaje más bajo se dio en los juzgados de lo penal, con un 58,54 por ciento de condenas (un 1,21 por ciento más).