Inquietante y perturbador

Inquietante y perturbador

|

El presidente del gobierno, que alcanza dicha posición con el apoyo de partidos que desean destruir España, con partidos manchados de sangre, con quienes desean imponer la dictadura del proletariado y finalizar la democracia española, ha declarado que está muy preocupado y perturbado por las informaciones del dinero obtenido por el Rey emérito en sus negocios.


nuestro presidente no le turba la sangre de los compañeros muertos a manos de ETA, ni los asesinados por el FRAP o por otras formaciones hoy cercanas a él, no parece afectarle los miles de millones que su partido robó a los parados en Andalucía, ni las relaciones de algunos de sus ministros con el gobierno venezolano, ni los millones robados, esos sí a los catalanes, por un señor bajito, su falta de dignidad al colocar a su mujer en un puesto creado ad hoc para ella, utilizar el cargo en su beneficio personal, e incluso en mentir y manipular con los muertos, a los que es incapaz de acudir al acto en su memoria, y la angustia nacional sin haber generado soluciones o protocolos que eviten la situación preexistente …


Su vicepresidente dice que la Corona está en cuestión por unos negocios no explicados del Rey emérito, que nadie es capaz de afirmar fueren dinero ilícito, requisito previo para el blanqueo de capital, obtenido de forma irregular y no fruto de sus negocios y que, en cualquier caso, se produce en tiempos en los que él era inimputable, pero no asume que él “gustaría de azotarla hasta que sangrase”, que “hay que salir de cacería de fachas”, que “se queda con la tarjeta de la mujer para protegerla”, que “cobra de Irán, Venezuela”, “de dónde sacó dinero para pagar el casoplón”, “cuánto dinero pagó en negro por esa mansión”,…. Pero, si por los negocios del Rey emérito los ciudadanos ponemos en cuestión la Corona, ¿Cuánto tiempo llevamos poniendo en cuestión a los políticos y nadie pide acabar con ellos y con una democracia de corruptos?”.


Los que estamos asqueados de una democracia que no nos representa, que está cubierta por destripaterrones que solo buscan servirse y no servir a la Nación que los eligió, incluso alguno tras ser elegido quiere acabar con esa Nación que les puso donde están, pero en lugar de pedir que los quemen en la hoguera queremos que los valores de honradez, trabajo, prudencia, sacrificio y valía vuelvan a la política y despidan o coloquen donde les corresponde a tanto desorejado manguta, para implantar y reimplantar controles al poder, limitaciones al poderoso y que el ciudadano pueda evaluar constantemente a quienes votó, del mismo modo que a los profesionales nos evalúan los clientes todos los días y, cuando no damos la talla, cambian a otro profesional


Llevamos muchos años inquietados y perturbados por una clase política que no da la talla, que nos traiciona constantemente, que su nivel es patético, que no hay uno, de los 350 diputados, por el que poner la mano en el fuego sin quemarte, que vemos cómo nos aplican austeridades y medidas que para ellos nunca son desarrolladas y que cobran lo que no se ganan.


Que al Rey emérito deben de tomarle la medida, claro que sí, su hijo que lo hace desde la regeneración; pero, si son los políticos no podrán serlo aquellos que están en el presente, sino unos real y efectivamente regenerados y limpios, no puede el “caganet” venir a hablar de limpieza, ni el que tiene diarrea a hablar de estreñimiento.


Te imaginas qué sentiría si estoy inquietado y perturbado con esta caterva que nos dirige, si el Jefe del Estado fuera Aznar, Sánchez o el desagarramantas del coletas, pero si el emérito se ha desviado del camino, imagínate por qué camino nos llevarían estos que ya han demostrado de lo que pueden ser capaces.


España está inquietada y perturbada, pero no por el Rey emérito, sino por el jaez que nos dirige, cuadrilla de zurriburris que por un euro de madera está vendiendo aquello que juraron defender.


Por supuesto que hay que pedir limpieza, transparencia y dignidad, pero para eso ellos deben de poseerlas en primer lugar, cómo vamos a hacerlo con una Fiscal General que gusta de la trata de blancas y la prostitución para obtener información “vaginal, éxito asegurado” …. Pero cuál es el nivel que pretende rasar el nivel… con estos, seguro que sale mal. Lo primero, cambiar TODOS los políticos; luego, presentar ofertas consistentes a los ciudadanos y, finalmente, valorar si queremos o no la monarquía que, por mala que sea, mejor que esta pandilla de “malparidos” desde luego que es.