Diputación y Obispado firman un convenio para restaurar el patrimonio cultural de los pueblos de Segovia
El acuerdo fue rubricado por el presidente de la institución provincial, Miguel Ángel de Vicente y el Obispo de Segovia, César Franco

Diputación y Obispado firman un convenio para restaurar el patrimonio cultural de los pueblos de Segovia

El acuerdo, rubricado por el presidente de la institución provincial, Miguel Ángel de Vicente y el Obispo de Segovia, César Franco contempla una inversión de 240.000 euros, a partes iguales, para la actuación en cinco templos de la Diócesis
|

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente y el Obispo de la Diócesis de Segovia, César Franco han firmado un convenio de colaboración para restaurar el patrimonio cultural de los pueblos de la provincia. Con este acuerdo, ambas instituciones destinarán 240.000 euros, financiados a partes iguales, a la restauración, conservación y reparación de cinco templos en la provincia.


Para Miguel Ángel de Vicente se trata de “poner en valor y recuperar el patrimonio que se encuentra en los municipios de la provincia y que tiene, además del valor espiritual para algunas personas, también un gran valor cultural”. Para el presidente provincial, “precisamente en este último aspecto es donde tiene que estar la Diputación, ayudando a esas parroquias para poner en valor ese patrimonio y recuperar este recurso cultural en nuestros pueblos”. Este acuerdo pretende, por tanto, conservar estos templos que no están catalogados oficialmente como monumentos, pero forman parte del patrimonio arquitectónico del medio rural.


Por su parte el prelado, se ha mostrado muy satisfecho tras la firma del acuerdo ya que “se recupera esta colaboración que ya había existido años atrás para la conservación del patrimonio eclesiástico de la Diócesis”. César Franco ha destacado que se intervendrá en cinco templos “que necesitan una restauración y que, gracias a la aportación de la Diputación, el Obispado, las parroquias e incluso algunos ayuntamientos garantizamos que las iglesias se mantengan y que el servicio que la Iglesia presta a la sociedad, tanto creyentes como no creyentes, pueda seguir llevándose a cabo”. Por último, monseñor Franco ha concluido que “todo lo que sea la colaboración entre las instituciones es un bien para toda la sociedad”.


Fruto de este acuerdo, nace una Comisión que será la encargada de decidir cuáles serán las iglesias en las que se va a intervenir siguiendo criterios de gravedad, urgencia y necesidad.