Descubriendo los orígenes más antiguos de Zamora: el proyecto Castrum Zoelarum retoma su actividad arqueológica

Descubriendo los orígenes más antiguos de Zamora: el proyecto Castrum Zoelarum retoma su actividad arqueológica

En paralelo, el Ayuntamiento de Rabanales está recavando los permisos de los numerosos propietarios de parcelas en el yacimiento del Castrico, junto al propio pueblo de Rabanales, para poder realizar un nuevo barrido de georradar que abarque 6.150 m2
|

El proyecto Castrum Zoelarum, una de las iniciativas de investigación y difusión arqueológica que desarrolla la Asociación Científico-cultural Zamora Protohistórica, retoma su actividad en agosto en el término municipal de Rabanales.


Este año, el Ayuntamiento de Rabanales y la Fundación Fomento Hispania han decidido seguir apostando por apoyarnos, a los que sumamos el apoyo específico a este proyecto de Caja Rural de Zamora -que suele colaborar con nosotros todos los años para actividades de difusión- y de la propia Diputación de Zamora.


Las actividades diseñadas consisten en finalizar la 1ª Fase de Intervenciones en el Castro de la Encarnación (Mellanes, 2018-2020), en la que se plantean una batería de sondeos de evaluación edáfica y dos sondeos arqueológicos al interior del recinto fortificado.


Uno de ellos buscará ahondar en las estructuras reveladas en 2019, el denominado sondeo 3, y que nos permitirá aumentar el conocimiento sobre la fase romana del Castro y seguramente de niveles más antiguos. El otro sondeo, el 5, se centra en el espacio cercano al camposanto, donde según la tradición se ubicaría la ermita de la Encarnación. Gracias a las pesquisas realizadas por el CAI de la UCM, que realizó un barrido de georradar en febrero en ese área, existen fuertes indicios de estructuras.


En paralelo, el Ayuntamiento de Rabanales está recavando los permisos de los numerosos propietarios de parcelas en el yacimiento del Castrico, junto al propio pueblo de Rabanales, para poder realizar un nuevo barrido de georradar que abarque 6.150 m2. Es parte de las técnicas de arqueología no invasiva que el proyecto Castrum Zoelarum está desplegando en este interesantísimo yacimiento, cara a una mejor caracterización de los elementos soterrados y con vistas a futuras intervenciones arqueológicas.


La situación creada por el COVID nos ha aconsejado realizar una serie de cambios en nuestro funcionamiento habitual, para lo cual se ha reducido el número de participantes, que ya ha sido preseleccionado (excluyendo por primera vez a estudiantes internacionales), que permanecerán todo el mes en la localidad, estando en completo confinamiento las primeras dos semanas para evitar cualquier tipo de riesgo cara a la población local. Otra serie de medidas higiénicas y de precaución, tanto en la excavación como en las zonas de alojamiento, serán observadas para tratar de impedir ser factores de contagio. Seguiremos las líneas fijadas por la Dirección General de Patrimonio de Castilla y León en su Protocolo de actuaciones en excavaciones arqueológicas.


Lamentablemente, esto afectará a las actividades de difusión que hemos venido realizando en Rabanales y en el propio Castro de la Encarnación. No obstante, se estudiarán en conjunto con el Ayuntamiento de Rabanales posibles vías para realizar algún tipo de iniciativa de difusión que sea compatible con mantener las normas sanitarias. Iremos informando.