Más de 400 personas lucharán contra el fuego este verano en la provincia de Zamora
​La delegada territorial, Clara San Damián, en la presentación del operativo de prevención y extinción de incendios forestales 2020

Más de 400 personas lucharán contra el fuego este verano en la provincia de Zamora

​Forman el operativo de prevención y extinción de incendios forestales de la Junta en Zamora que ha sido presentado en la mañana de este martes
|

La delegada territorial, Clara San Damián, ha presentado esta mañana el operativo de prevención y extinción de incendios forestales 2020 que comenzará mañana, día 1 de julio, con más de 400 personas que conforman el dispositivo humano en la lucha contra el fuego en la provincia de Zamora.


Las novedades son, entre otras, las mejoras tecnológicas para avanzar en la correcta gestión del incendio y reforzar la seguridad del operativo como son la dotación de dispositivos Smartphone para todos los agentes medioambientales y celadores con apps de apoyo, siendo así una más de sus herramientas de trabajo diarias y mejorando su seguridad y la realización tareas o el notable aumento en los periodos de prestación de las dotaciones de autobombas.


Clara San Damián ha destacado, en primer lugar, “la profesionalidad de todo el personal de la Junta que trabaja en la prevención y extinción de los incendios forestales no solo durante estos meses de peligro alto sino todo el año”, asimismo, ha recordado una vez más “la importancia que tiene extremar la precaución para evitar incendios en los meses de verano, unos meses especialmente peligrosos y  este año aún más, debido a las condiciones meteorológicas que ha propiciado que la vegetación sea abundante, el cuidado de nuestros montes es cosa de todos”.


Por otra parte, la delegada ha destacado que como dijo el consejero de Fomento y Medio Ambiente “la Junta cuenta con un operativo permanente, con despliegues estratégicos en todas las provincias, pero autonómico y flexible, con plena coordinación con otras administraciones, lo que garantiza el buen funcionamiento de las labores de prevención y extinción de incendios forestales”.


La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Medio Ambiente, cuenta en Zamora para el operativo contra incendios forestales con un centro provincial de mando (CPM); cámaras de vigilancia; 18 ingenieros; 79 agentes medioambientales y celadores; 18 puestos de vigilancia; 14 autobombas (2 nuevas del año pasado y 5 tendrán una dotación nocturna para cubrir adecuadamente las horas de la noche de las zonas más conflictivas); 3 helicópteros, con sus correspondientes cuadrillas helitransportadas ubicados en Villaralbo, Villardeciervos y Rosinos de la Requejada; 15 cuadrillas de tierra de tratamientos silvícolas; 3 cuadrillas nocturnas (NOVEMBER); 3 retenes de maquinaria pesada en Puebla de Sanabria, Villardeciervos y Alcañices, con una segunda máquina en disponibilidad para cada retén; medios de Protección Civil de la Junta; convenios con Bomberos.


El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITERD) aporta 2 aviones anfibios en Rosinos de la Requejada, un avión de coordinación (ACO) operando desde el aeropuerto de León y 1 RPAS (Remotely Piloted Aircraft System): Aeronave civil controlada de forma remota (dron) ubicada en Rabanal del Camino (León) para la toma de imágenes y medición de perímetros.


Peligro alto


La época de peligro alto en Castilla y León se declara entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, aunque se pueden declarar como de peligro otras épocas cuando las circunstancias climatológicas lo aconsejen.


Además de las prohibiciones generales que se aplican durante todo el año (quemas de restos sin autorización, lanzamiento de cohetes, hacer hogueras o fogatas o tirar fósforos, colillas o cualquier material en ignición al suelo), durante la época de peligro alto de incendios también está prohibido el uso de maquinaria y equipos que generen o puedan generar fuego, chispas o descargas eléctricas en los montes o en la franja de 400 metros alrededor de éstos (con la excepción de trabajos de mantenimiento o reparación de infraestructuras públicas, servicio de energía eléctrica, gas natural y telecomunicaciones), el uso del fuego en la actividad apícola salvo el empleo de ahumadores cumpliendo ciertas condiciones de seguridad, el empleo de barbacoas y similares cuando no cuenten con autorización expresa y la quema de restos al aire libre en terrenos urbanos o urbanizables dentro de la franja de los 400 metros alrededor del monte.