La historia de un aguilucho lagunero que vuelve a volar tras sufrir una grave herida
Imagen de la suelta. Fotografía: Europa Press

La historia de un aguilucho lagunero que vuelve a volar tras sufrir una grave herida

​Ha sido soltado hoy tras varias intervenciones
|

El delegado de la Junta, Augusto Cobos, y el jefe de la Base Aérea de Villanubla, Félix Manjón, han participado hoy en el acto de suelta de un aguilucho lagunero macho de al menos tres años de edad que ha sido recuperado de la herida que sufría en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid (CRAS), dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.


El ejemplar fue recogido el pasado 21 de abril por personal de la base militar de Villanubla y entregado ese mismo día al CRAS por un agente medioambiental del Servicio Territorial de Medio Ambiente.


El ejemplar, que presentaba una fractura cerrada del medial de cúbito derecho, fue sometido a una intervención quirúrgica con inserción de un clavo intramedular con posterior inmovilización y vendaje, tras lo que fue hospitalizado y puesto bajo tratamiento de antibióticos, antiinflamatorios y reposo durante quince días.


Al cabo de los quince días se observó un correcto proceso de osificación y se pasó a una segunda fase de musculación. Tras recuperar su capacidad de vuelo en un voladero de presuelta, y habiendo superado la fase de alimentación y caza, el aguilucho está ya en condiciones óptimas de liberación por lo que hoy se ha procedido a su suelta.


El aguilucho lagunero suele frecuentar campos de cultivo a la hora de cazar, y algunas parejas se establecen en grandes extensiones de cereal, lo que es muy "beneficioso" para la agricultura ya que sus presas habituales son pequeños mamíferos como roedores y conejos, pero de la misma manera es "vulnerable" ya que nidifica en el suelo de dichos hábitats.


A pesar de la época de confinamiento provocada por la Covid-19, el Centro de Recuperación de Valladolid ha seguido realizando sus funciones diarias atendiendo y rehabilitando a todos los ejemplares, tanto nuevas entradas como residentes.


La misión del CRAS, dependiente de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León y de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, es la recuperación de especies silvestres heridas y su recuperación para ser liberadas en el medio natural.