Agresiones a la democracia

Agresiones a la democracia

​Artículo de opinión de Tomás Hidalgo
|

Si por ejercer los derechos democráticos una mujer es agredida no hay que buscar desesperadamente la aquiescencia y la solidaridad de los políticos de un partido concreto, tratando con ello, de encontrar en una negativa a solidarizarse justificación alguna para criticar con aquello de que “no defienden a la mujer tanto que hablan” (es que han agredido a una mujer) Y no la van a tener por ser vos quien sois y porque se les cae el tenderete si entran en el debate al respecto.


Hay que exigir contundentemente el rechazo de todos los demócratas a esa agresión porque son, simple y llanamente, una agresión al ejercicio en libertad de un ciudadano así, sin más ornato ideológico o genérico.


Mientras escribo esto leo que Ana Oramas de Coalición Canarias ha ejercido su derecho a rechazar la agresión que ayer en Sestao sufrió la Diputada Nacional de VOX Rocío De Meer, solidarizándose con ella. Lo mismo han hecho Guillermo Díaz de Ciudadanos Batet presidente del Congreso, Carlos García PP vasco y otros.


Que VOX está en contra de las políticas de género y de memoria histórica es una obviedad política, pero no es una ilegalidad, como tampoco lo es defender esa postura con herramientas democráticas. Estoy seguro que De Meer aceptará la solidaridad de los demócratas, no la que viene de los defensores de los derechos de las mujeres justificada por su condición de mujer ¿Ustedes creen que lo necesita?


Las obviedades políticas no son dogmáticas aunque algunos partidos las convierten como tales con la ilegal disciplina de voto y con leyes ad hoc, hacernos comulgar con ruedas de molino suele producir el efecto contrario que se vomita es una reacción normal, unos tiene  mucho aguante, otros no tanto,  y como fuera de dogma, estas obviedades se debaten, se pelean, se desenvuelve su enrevesado argumentario en los espacios adecuados y a base de palabras, o por la presión popular o en sede judicial si se cree que algo es ilegal, llegado el caso, no hay que tener miedo ni a lo uno ni a lo otro, en ambos casos son un fiel reflejo de la vida institucional y necesaria que hay en una democracia. La democracia española ya tiene 42 años creo tiene experiencia suficiente para saber que le conviene.


Que la política y la Ley pase por el tamiz de la justicia, (judicializar la política expelen algunos con asco, no hay descredito en ello) al fin y al cabo, y hasta que esto cambie -y visto lo visto le están poniendo empeño para ello- es el imperio de la ley a la que estamos todos, y digo bien todos, sometidos. Respetar la Ley y cumplirla y hacer cumplirla. ¿Se les ha olvidado eso a algunos? A algunos sí.


Ayer fue el día de la víctimas del terrorismo, también ellas fueron agredidas por ser algo más que demócratas, por ser parte intrínseca y necesaria, algunos por defenderla, otros por escribir sobre ella, otros por representarla y todos desde sus puestos de responsabilidad pusieron su vida al servicio de todos, ayer con lo ocurrido en Sestao ha quedado demostrado que ETA no ha desaparecido, pero sí se ha disuelto, como me temía en el artículo “ETA no debe disolverse” y se ha disuelto para contaminar a todos los jóvenes que el viernes en Sestao estuvieron enfrente del mitin dado por VOX. Me temo que habrá que seguir luchando con democracia por el reconocimiento a ser y estar de todos.