El acusado de violar a una joven en la calle Benavente de Zamora asegura "no recordar" nada de esa noche

El acusado de violar a una joven en la calle Benavente de Zamora asegura "no recordar" nada de esa noche

El consumo de alcohol y tranquilizantes como justificación para el olvido del crimen perpetrado en el séptimo piso de un portal
|

La Audiencia Provincial de Zamora juzgaba esta mañana a J.T.L como acusado de violar a una joven en el rellano del séptimo piso de la calle Benavente en octubre de 2018. El hombre se ha limitado a reiterar que "no recordaba" ninguno de los hechos por los que se le acusa, a pesar de las pruebas y declaraciones que se han ido presentado a lo largo de la vista.


Ni el estremecedor relato de la víctima, que ha contado cómo este hombre la amenazó con un cuchillo para que se metiera en el portal de dicha calle y le practicara hasta tres felaciones, tras intentar sin éxito penetrarla analmente, ni el aluvión de pruebas, como una colilla con su ADN en la escena del crimen o su chaqueta de cuero, reconocida por varios testigos, ha 'refrescado' la memoria del acusado. Este se ha limitado a repetir "no sé", "no me acuerdo" o "no me reconozco", mientras se le mostraban fotografías y vídeos, además de no poder explicar por qué sus huellas dactilares estaban en el teléfono de la víctima, el cuál arrebató para que no pudiera pedir ayuda. 


Mientras su defensa pide la libre absolución, este hombre ha negado cualquier participación en los hechos y cualquier recuerdo de los mismos, apelando a que, en la tarde del suceso, había bebido y consumido 'tranxilium'. Una amnesia algo selectiva, ya que, por el contrario, si recordaba todos y cada uno de los locales donde había estado consumiendo alcohol a lo largo de la tarde. 


Una violación anterior en 2017


El juicio no solo ha contado con la declaración de la víctima de la calle Benavente, sino que otra mujer también ha relatado como en noviembre de 2017, este mismo hombre la había abordado en la avenida Príncipe de Asturias a punta de pistola, para forzarla a entrar también en un portal con las mismas intenciones. Algo que finalmente no ocurriría ya que la mujer conocía al agresor, consiguió liberarse y pedir auxilio antes de que pudiera ocurrir nada más. 


El Ministerio Fiscal pide penas que en total suman 24 años de prisión, 20 por un delito de agresión sexual con uso de arma blanca, por lo ocurrido en la calle Benavente y otros cuatro por el intento de agresión en la avenida Príncipe de Asturias. Por otro lado, la acusación que defiende a la víctima de la calle Benavente pide 20 años por la agresión sexual, más otros cuatro por el robo con violencia de su teléfono móvil. Finalmente, la defensa de la mujer agredida en la avenida Príncipe de Asturias pide cinco años de prisión por intento de agresión sexual.