Radares de tramo, otro bichejo

Radares de tramo, otro bichejo

|

Hemos vuelto a la “normalidad”. Y es posible que se vuelva a hablar que en el mes de diciembre salió la noticia de que en la carretera CL-517 que conecta Salamanca con La Fregeneda y el muelle de Vegaterrón se iba a instalar un radar de tramo entre las localidades de Doñinos de Salamanca y Villaseco de los Gamitos.

En este tramo he contabilizado algo menos de medio centenar de salidas con un destino plausible, es decir, que puede ser tomado previamente por un vehículo para llegar a un destino distinto al de Villaseco de los Gamitos.


Los radares de tramo tienen la característica de añadir, al control de velocidad, el tiempo necesario para recorrer ese tramo a una velocidad determinada. Pero nos encontramos que este radar tramo tiene una diferencia sustancial respecto de otros radares de tramo instalados.


1°. La velocidad en el tramo indicado no es uniforme, varía entre los 40 de las travesías de población hasta los 90 de la velocidad indicada como general. Aquí no es poner una velocidad en el regulador y ya está. Aquí va a incidir mucho las recuperaciones de velocidad tras una travesía, los adelantamientos muchos elementos que distorsionan los parámetros de control.


2°. Aparte, nos encontramos con otro elemento diferenciador, si solo se van a instalar dos cajas, al inicio y al final del tramo, los vehículos que salgan por algunas de las salidas a las que he hecho alusión no serán objeto de control, simplemente porque no pasarán por el control de Villaseco de Los Gamitos o el de Doñinos dependiendo del recorrido. Y si esos conductores van a mayor velocidad cómo se controlan, se podría dar la paradoja de que un vehículo es multado por sobrepasar en un kilometro la velocidad limite y haber sido adelantado por un vehículo a 120.


Aquí tenemos ya una laguna legal, la discriminación.


En un radar de tramo todo el mundo pasa por los dos radares colocados al principio y al final del tramo puesto en control y todos deben hacerlo a una velocidad determinada. Y en el trayecto puesto en duda, para que sea presumiblemente legal, es decir, no exista discriminación debe instalarse en todas y cada una de las salidas posibles de ser utilizadas un radar de tramo que controle los vehículos a la entrada y a la salida.Y como dije hay casi medio centenar de posibles salidas y entradas al tramo.


Pero no solo hay que extraer de este análisis los elementos que concierne a la seguridad del tráfico, que es necesario controlar, pero no por medio de una más que posible ilegalidad como creo que es el radar de tramo queva a instalarse.Un análisis mucho más certero pone sobre la mesa que los niveles socioeconómicos de las poblaciones del trayecto se verían afectados ¿pero ¿cómo? veamos:


El tramo entre Doñinos de Salamanca y Vitigudino tiene una distancia de 63 kilómetros o 50 minutos si se hace por la CL517, pero si ese recorrido se efectúa por la A62 con salida en La Fuente de San Esteban hacia Vitigudino estamos hablando de 81 kilómetros y 58 minutos.


Que este radar se ponga en funcionamiento puede hacer que los usuarios a la primera multa cambien de recorrido accediendo a Vitigudino por la A62 afectando con ello a la poca economía que la circulación aporta a las poblaciones que se encuentra a pie de carretera, y lógicamente, y volvemos a la raíz del problema de la despoblación, a menor tráfico menor inversión y ya sabemos lo que viene después, es el sino del ámbito rural. ¡Venga! vamos a profundizar, aún más, en la desigualdad


¿Y qué solución hay? Sin lugar a dudas el desdoblamiento en tramos específicos -nunca completo- para permitir el adelantamiento, como puede ser en las rectas que hay entre Doñinos y Golpeas, y las que hay antes y después de Villar de Peralonso subiendo con ello en estos tramos ya desdoblados el límite de velocidad a 120. Y también en aquellos tramos con curvas poner un carril de forma alterna para permitir el adelantamiento e informando al conductor de la existencia a una distancia determinada de un desdoblamiento de su tramo para poder adelantar. Hay tantas posibilidades.


También, por ejemplo, extrayendo el tramo de la travesía de Zafrón un lugar peligroso por el excesivo límite de velocidad y lo peligroso de su curva.


Y podríamos, ya que hablan de seguridad, quitar los cambios de rasantes del tramo donde se produjo el fatal accidente, que lógicamente no fue el causante pero sí un elemento que incidió negativamente. Y qué tal si quitan todos los elementos que inciden negativamente en la seguridad de la circulación. ¿Hay ingenieros ahí? pues dejen los radares para después de haber actuado sobre la carretera.