Salamanca y su pérdida de población: los que vienen y los que se van

Salamanca y su pérdida de población: los que vienen y los que se van

Los extranjeros están creciendo de manera cada vez más amplia en Salamanca, mientras que los españoles se marchan, especialmente a otros lugares de España
|

La crisis demográfica salmantina es patente con los datos que el Instituto Nacional de Estadística ha publicado durante esta semana y las anteriores. Durante los últimos 10 años, la provincia ha perdido 35.000 personas de menos de 50 años, y sin embargo ha ganado población por encima de esta edad.


Para entenderlo hay que atender a múltiples motivos. Uno de los principales es que Salamanca lleva años en los que la mortalidad dobla a la natalidad. Sin ir más lejos, en los últimos datos ofrecidos por el INE, los fallecimientos fueron más que nunca y los nacimientos, menos. Pero, además, se encuentran otros factores como la emigración.


En esta última, destaca, por ejemplo, el número de salmantinos que se va, especialmente a territorio nacional cada año. Así, el INE, en su estadística de saldo migratorio, destaca que en 2019 más de 4.000 residentes en Salamanca decidieron irse a algún otro lugar del territorio nacional, principalmente Madrid. Este número, además, se mantiene estable en los últimos años. Tras la capital de España, donde acudieron 1.335 salmantinos, destacan también Valladolid (307), Barcelona (253), Zamora (236) y Cáceres (199).


El saldo migratorio, eso sí, ha ido descendiendo en los últimos cinco años. A pesar de que siempre se van de Salamanca más de 4.000 personas solo a territorio nacional, según las cifras del INE, las que llegan han posibilitado que la pérdida de población sea menor. No en vano, la diferencia entre los que se iban y los que llegaban en 2015 era de casi 1.500 y en el último año fue de 842 personas. Eso sí, la amplia mayoría eran los comprendidos entre los 20 y los 34 años (821), mientras que el saldo era positivo a partir de los 50 años.


Extranjero


En la migración del o hacia el extranjero la situación es diferente. De hecho, son ya cuatro años en los que Salamanca consigue ganar población en este sentido y, además, a un ritmo amplio. En 2019, últimos datos que existen, la población inmigrante que llegó a Salamanca batió un récord. Más de 3.000 lo hicieron, especialmente de Sudamérica y Centro América, de donde llegaron más de la mitad. Por países, proceden especialmente de Colombia, Perú, Venezuela y Honduras, todos ellos entre los 200 y 300.


Destaca el crecimiento de personas extranjeras que llegan a Salamanca. En solo cuatro años se ha duplicado ya que en 2016, según los mismos datos del INE, el número de inmigrantes llegados era de 1.500 por los 3.040 de 2019.


Esto ha provocado que el saldo, en este caso, sea positivo ya que apenas 1.256 personas salieron de Salamanca con destino al extranjero en el mismo año. La mayoría, además, fueron extranjeros que ya habían venido anteriormente. Eso sí, el saldo entre los españoles que vienen o se van vuelve a ser negativo en más de 100.


De esta manera, el saldo migratorio en 2019 fue de 1.784 personas, especialmente en las franjas de edad de 20 a 19 años, con casi 700. Este saldo se ha ido incrementando de manera fuerte en los últimos años ya que en 2015, por ejemplo, era negativo en 302 personas.