Así funcionarán los Hospitales de León y El Bierzo de ahora en adelante con la desescalada

Así funcionarán los Hospitales de León y El Bierzo de ahora en adelante con la desescalada

|


En concordancia con la desescalada diseñada por la Consejería de Sanidad para que los centros de Castilla y León recuperen su actividad habitual, teniendo siempre en mente un posible rebrote de la COVID-19; el Complejo Asistencial Universitario de León ha iniciado su propio Plan de Desescalada con dos objetivos fundamentales: garantizar la asistencia de la población y evitar la diseminación de la enfermedad.


El gerente del CAULE señala que la vuelta a la normalidad debe de realizarse con las máximas garantías de seguridad, tanto para los profesionales como para los pacientes. En este sentido, de forma escalonada se está reorganizando la actividad hospitalaria con circuitos y áreas diferencias de COVID y no COVID (lo que se llama zona limpia-sucia). Esto implica extremar las medidas de prevención, impulsar la detección rápida de los casos, incrementar la capacidad de control de contactos estrechos, y disponer de un sistema de información que permita extrae datos estructurados y su volcado automatizado. 


En esta propuesta de nueva reestructuración, el Edificio Princesa Sofía alojará a pacientes no covid de todas las especialidades médico-quirúrgicas, mientras que el edificio Virgen Blanca y el Monte San Isidro albergarán los ingresos de pacientes Covid positivos, sospechosos y aquellos que tengan clínica compatible con la enfermedad. En estos momentos, aunque puede modificarse en función de la demanda, queda para pacientes de Covid la tercera planta del Monte San Isidro y la planta segunda y cuarta del Virgen Blanca, en concreto.  


QUIRÓFANOS Y PRUEBAS DIAGNÓSTICAS


La situación actual posibilita la apertura progresiva de quirófanos con el objetivo de incrementar la cirugía de procesos oncológicos, urgencias y cirugía programadas con prioridad a otras especialidades, siempre dejando un margen para posibles repuntes que pudieran darse. A día de hoy, son 16 los quirófanos para estas intervenciones.


En este contexto, se recomienda limitar al máximo el número de profesionales en el interior del quirófano, facilitar la programación quirúrgica de tarde, favorecer las cirugías ambulatorias siempre que sean posibles (así no se expone ni a pacientes ni a familiares) y mantener un sistema de traige con los pacientes entre 3 y 5 días previos al acto, preguntando si han tenido síntomas en los últimos 15 días y realizando una PCR previa a la intervención.


En cuanto a las consultas externas y las pruebas diagnósticas, el objetivo es recuperar la actividad anterior a la pandemia de forma progresiva y coordinada con Atención Primaria, fomentando la telemedicina, que mejora los tiempos de respuesta y reduce las listas de espera. “Puede reducir el número de pruebas duplicadas y prestar una atención integral y continua sin perder la calidad en ningún eslabón dela cadena de atención médica”. Asimismo, se potenciarán las teleconsultas a través de las cuales se valorará la historia clínica del paciente y se adoptará la decisión según sus necesidades de tratamiento y nivel de cuidados apropiados. Y se incrementarán las consultas no presenciales, las lecturas telemáticas de pruebas radiológicas y los ejercicios de fisioterapia on line.


Para todo ello, en el servicio de admisión elabora agendas con horarios que eviten las aglomeraciones en las salas de espera y se reduce el número de acompañantes de un paciente.


URGENCIAS

El CAULE mantiene dos zonas de admisión de urgencias: ha retomado las urgencias generales en la actual zona de urgencias respiratorias y establece la urgencia COVID en lo que era la antigua urgencia pediátrica (que se mantiene en la entreplanta del Edificio Virgen Blanca).


La zona de pretriage de campaña, situada en el exterior del edificio y que durante estos meses no ha sido finalmente necesaria, se mantendrá un tiempo para la realización de radiografía de tórax y analítica a las personas con infección de coronavirus o sospechosos, estableciendo un circuito de atención y realización de las pruebas diferenciado del resto de procesos.


De manera general, el CAULE ha extremado la limpieza en todo el Complejo Asistencial, ha limitado el aforo en los ascensores, facilita información mediante cartelería estableciendo circuitos de acceso y movimiento de los pacientes para evitar masificaciones, garantiza el stock de Equipos de Protección Individual (EPIS) y ha redimensionado su plantilla teniendo presente la posibilidad de un nuevo repunte y convivencia con la COVID-19.


El Bierzo


Los planes de desescalada de Hospitalización y Atención Primaria de la Gerencia de Asistencia Sanitaria del Bierzo (GASBI), que siguen los planes diseñados por la Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Planificación y Asistencia Sanitaria, tienen como finalidad retomar la actividad sanitaria habitual, al tiempo que se mantienen las estructuras necesarias para la atención de pacientes COVID-19 actuales o ante el riesgo de un nuevo rebrote de la enfermedad.


La GASBI ha iniciado su plan de desescalada tanto en el Hospital El Bierzo como en Atención Primaria en las últimas semanas. El mantenimiento de las unidades y servicios COVID, y de unas medidas de detección prevención y control tanto de pacientes como de profesionales, condicionan una vuelta a la normalidad de los centros servicios y unidades que impiden que se preste la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que antes de la pandemia. En el momento actual se hace necesario asegurar circuitos y áreas COVID y NO COVID diferenciados que permitan mantener las medidas de higiene y distancia y diseñar una asistencia que evite aglomeraciones de pacientes y acompañantes en las distintas zonas de atención.


Teniendo en cuenta todos estos aspectos, junto con la situación epidemiológica en la cual continúa existiendo riesgo de infectividad por SARS-CoV-2, es preciso continuar un desescalado gradual y paso a paso, en el cual la prudencia guía el camino para conseguir alcanzar los objetivos de finalización de la pandemia y de protección de la población.

HOSPITALIZACIÓN

Los pacientes hospitalizados por COVID-19 en El Bierzo se han disminuido hasta mantener en el momento actual 1 solo paciente con diagnóstico confirmado en el día de hoy y 9 pacientes con sospecha diagnóstica. En el momento actual sólo se mantiene 1 planta dedicada a pacientes COVID en El Hospital El Bierzo, pudiendo ampliarse a otra planta más en caso de incrementarse los casos, y se mantiene una unidad de hospitalización para ingresos a la espera de resolución de pruebas en aislamientos. Desde marzo, y por el momento, se mantiene la realización de pruebas PCR a todos los pacientes al ingreso para descartar la presencia de infección por SARS-CoV-2.

CIRUGÍA Y PRUEBAS DIAGNÓSTICAS

La Unidad de Reanimación, previamente utilizada para extender el número de camas de UCI, se ha recuperado, por lo que la cirugía programada ha retomado su actividad habitual. Durante el periodo de pandemia, el Hospital del Bierzo mantuvo las actividades quirúrgicas de tipo oncológica e indemorables y, en el momento actual, se han reincorporado, atendiendo a criterios de prioridad clínica y tiempo de demora, el resto de procesos.

Del mismo modo, el resto de pruebas diagnósticas también se han reanudado, adecuando las agendas para evitar aglomeraciones en las salas de esperas e implementando las medidas de protección necesarias. En este sentido, tanto a pacientes programados para cirugía, como en aquellos de pruebas invasivas, se mantiene la realización de PCR 48 horas antes para la detección de posible infección.

CONSULTAS

Durante todo el periodo de pandemia se ha mantenido la actividad de consulta esencial, incluyendo consultas no demorables a juicio clínico y manteniendo la consulta telemática que ha sido posible. Pero desde hace dos semanas se ha reiniciado la actividad progresiva del resto de consultas, con una programación aproximada inicial de un 30% de las consultas presenciales, intercalando el resto con consultas telemáticas y no presenciales.

En las entradas y accesos se ha incluido control al centro, con higiene de manos y solución hidroalcohólica. Igualmente se limitará el acompañamiento, de acuerdo a las recomendaciones de la GRS, salvo en situaciones de especial necesidad.

VISITAS Y ACOMPAÑAMIENTO

De acuerdo con las recomendaciones de flexibilización de medidas de humanización, se reanuda la posibilidad de acompañamientos y visitas, pero minimizando los riesgos de transmisión y contagio.

De forma general, solo se permitirá un acompañante en caso de que sea necesario (a criterio médico o de la supervisora de unidad cuando se requiera por cuidado o dependencia del paciente). El acompañante tipo será preferentemente menor de 70 años, conviviente del paciente y sin factores de riesgo.

Sólo se permitirá una visita única diaria por paciente en el horario de 17:00 a 20:00 horas, que deberá ser concertada y preferiblemente será de acompañante tipo.

El acceso de visitas y acompañantes será por acceso controlado al igual que en el las consultas. En las entradas se controla el acceso, el uso de higiene de manos y de mascarilla quirúrgica.

ATENCIÓN PRIMARIA

En el momento actual, Atención Primaria es la responsable fundamental de la detección precoz de los nuevos casos, de su aislamiento y del estudio de contactos que permitirá evitar la aparición de un nuevo brote en la comunidad. Para ello, se cuenta con 33 profesionales Responsables de Seguimiento (RESE) en todos los Equipos de Atención Primaria y se dispone de material necesario para la realización de PCRs de todos los nuevos casos, así como de espacio de toma de pruebas y circuito de transporte de muestras.

Todos los centros cuentan con circuitos propios de atención COVID y NO COVID y plan propio de desescalada. La actividad se ha programado y organizado con consulta con cita previa evitando aglomeraciones.

RESPONSABILIDAD

La Gerencia de Asistencia Sanitaria del Bierzo recuerda la importancia de la responsabilidad personal que hasta el momento ha permitido la excelente evolución de las cifras del área sanitaria.

Para mantener la evolución favorable actual es preciso incidir en las medidas preventivas que serán necesarias mantener de forma habitual en las rutinas: las medidas de distancia de dos metros entre personas, el uso recomendado de mascarilla quirúrgica (obligatorio siempre que no se pueda guardar esta distancia y en el interior de nuestros centros sanitarios), las medidas de higiene, especialmente el lavado de manos con jabón o solución hidroalcohólica, y la desinfección de locales y superficies.