Licitada la estación depuradora de aguas residuales de Ledrada

Licitada la estación depuradora de aguas residuales de Ledrada

Con un presupuesto de más de cuatro millones de euros
|

La Consejería de Fomento y Medioambiente, a través de Somacyl, ha publicado la licitación de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de la localidad de Ledrada (Salamanca), que dará servicio a 2.334 habitantes equivalentes.


Con un presupuesto de 4.207.913 euros, la Junta de Castilla y León ha publicado el anuncio de licitación de la estación depuradora de aguas residuales y las ofertas podrán presentarse hasta el 7 de julio.


Esta obra tiene un plazo de ejecución de 15 meses y seis meses más para la puesta en marcha y tendrá un caudal de diseño medio de 400 metros cúbicos al día, según la información facilitada a Europa Press por la Delegación Territorial de la Junta en Salamanca.


El proyecto dará solución técnica al "complejo problema" de los vertidos de aguas residuales del municipio de Ledrada, "que presentan la problemática de su gran salinidad debida a la industria agroalimentaria local", han indicado las mismas fuentes.


La línea de proceso de esta depuradora será convencional, pretratamiento, homogenización, reactor biológico y decantador secundario y se añadirá un tratamiento para la eliminación de la salinidad, consistente en tratamiento físico químico, filtración, osmosis inversa, evaporador y cristalizador.


De forma adicional, la infraestructura de Ledrada contará con todos los elementos complementarios, como línea de fangos con deshidratación y desodorización, además de dependencias administrativas y de servicio.


La Empresa Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl) se ocupará de la construcción y el mantenimiento de la depuradora durante un plazo de 25 años.


La Junta de Castilla y León ha asegurado, a través de la nota de prensa de la licitación, que está comprometida con el cumplimiento de la Directiva 91/271, en materia de Depuración de Aguas Residuales en la provincia de Salamanca, que implica facilitar la depuración de aguas a las localidades que superan el umbral de 2.000 habitantes-equivalentes.


Según ha explicado, el concepto habitante-equivalente no se corresponde con el número de habitantes reales de un municipio, sino que se obtiene añadiendo al número real de vecinos, variables de contaminación debida a industrias y otro tipo de instalaciones conectadas a la red de saneamiento municipal.