Sólo un 10% del comercio de Castilla y León no ha necesitado acogerse a medidas de ajuste de plantilla

Sólo un 10% del comercio de Castilla y León no ha necesitado acogerse a medidas de ajuste de plantilla

|

Sólo un diez por ciento del comercio de Castilla y León no ha necesitado acogerse a medidas de ajuste de plantilla como expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o despidos debido a la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus, según consta en el sondeo que la Confederación de Comercio de la Comunidad (Conferco) ha presentado este viernes a la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo.


Frente a esto, el 90 por ciento de los comercios se ha visto obligado a poner en marcha, entre los que se encuentran la aplicación de ERTE (66 por ciento), despidos (cuatro por ciento) y otras medidas.


El 82 por ciento de los participantes en la encuesta cuenta un máximo de seis trabajadores, con un solo un punto de venta física bajo un mismo CIF (75 por ciento de las respuestas obtenidas) y cuyos participantes mayoritariamente, el 71 por ciento, ha manifestado que fueron considerados comercio no esencial (cierre forzoso).


En relación con la estimación de pérdida de facturación anual, aquellos que se mostraron más optimistas fueron los que han podido permanecer abiertos durante estos meses, y en concreto los establecimientos dedicados a la alimentación cuya valoración fue el descenso de facturación hasta un 25 por ciento, según ha informado Conferco a través de un comunicado remitido a Europa Press.


Entre los más perjudicados el comercio dedicado a la venta de ropa, calzado o complementos, que estimaban el descenso de facturación entre un 76 y el cien por cien.


El 69 por ciento de los participantes se encuentra en régimen de alquiler, y en su mayoría (el 57 por ciento) ha podido negociar su coste con el aplazamiento de del pago, condonaciones, rebaja del precio por tiempo temporal e incluso indefinido.


Respecto a las medidas de liquidez, el 54 por ciento ha solicitado un préstamo, respecto a lo cual han advertido de "retraso en la confirmación de su concesión e ingreso de la cantidad solicitada, denegaciones de las solicitudes, el agotamiento presupuestario de los ICO, la desinformación sobre los tipos de interés a aplicar e incluso el recurso a otras alternativas de financiación como son los propios familiares".


Con el objetivo de conocer la multicanalidad del sector, se preguntó sobre la disponibilidad de página web de venta online o redes sociales en el comercio independiente, en el que se destaca que un 29 por ciento no cuenta con ninguna de estas herramientas digitales.


Para aquellos que disponen de estos canales digitales, solo el 28 por ciento ha manifestado que ha realizado venta a través de los mismos, pero mayoristamente señalan que la facturación ha sido residual.


Con la información obtenida se han propuesto y demandado a las diferentes administraciones públicas y diferentes foros representativos, medidas para paliar las graves consecuencias de este escenario sin precedentes.


En los próximos días se lanzará un nuevo sondeo para conocer la situación actual del sector en estas fases de desescalada.